Atrapados en la Escuela

Ir abajo

Atrapados en la Escuela

Mensaje  México el Sáb Jun 12, 2010 4:23 pm

Antes que nada, los chibis no me pertenecen, son propiedad de Dani de sus respectivos padres, yo sólo los robo tomo prestados para hacer un fic. Tampoco me pertenece Hetalia, ni el título, que es de un libro, uhm...

*los deja con el fic y se va a preguntar que carajos es lo que le pertenece entonces*

Atrapados en la Escuela


Primer día, primer castigo


Por las canchas del instituto caminaba Joanne Williams, leyendo un folleto que le acababan de entregar sobre las materias optativas que podía tomar. Era el primer día de clases y estaba ansiosa por empezar a demostrarles a sus padres que si había estado en el cuadro de honor de la primaria y la secundaria, también podría estarlo en esta nueva fase de su educación. No podía esperar a ver la cara de emoción de su madre y sobre todo el orgullo de su padre cuando vieran su boleta de calificaciones.

─Teatro se oye bien─ pensó viendo el folleto. Se había saltado todas las materias que tenían que ver con matemáticas y deportes. Odiaba las matemáticas porque en su opinión, eran para gente de mente cuadriculada, y deportes porque…

─ ¡Cuidado!

…Porque siempre terminaba teniendo accidentes.

─ ¡Puta madre!─ soltó enfadada a quien fuera el idiota que la había golpeado en la cabeza con el balón de fútbol, regalándole la visión de un lindo dedo medio en alto.

─Ups─ soltó el sujeto, que resultó ser Zack, y enseguida la ayudó a levantarse─. Disculpa, prima, no te vi.

Y allí iba otra vez el bendito Síndrome Canadiense de la Invisibilidad.

─Como sea─ resopló Joanne, recogiendo el folleto─. ¿Qué haces aquí?

─Estudio aquí.

─Eso ya lo sé, inútil, a lo que me refiero es a qué haces aquí cuando deberías estar viendo tus opciones.

─ ¿Para qué?─ inquirió Zack, arqueando una ceja─. Llevo un año más que tú en el instituto y ya sé qué es lo que voy a cursar.

─Y eso será…

─Fútbol, obviamente. Aunque aún no me decido con la última opción, puede que pida… Fotografía o algunas de esas cosas artísticas en las que no haces nada y te ayudan a subir el promedio.

─Se nota que te lo tomas en serio─ le soltó Joanne con su típico tono sarcástico.

─ ¿Y tú qué pedirás?─ quiso saber su primo.

─Eso estaba tratando de decidir hasta que tu balón me pegó.

─Entonces suerte─ le dio el avión Zack─. Yo tengo un partido que jugar con mis amigos. Vi en un sueño que ganaremos.

Joanne miró alejarse a su primo y le mostró el dedo medio de nuevo, volviéndose a poner en camino hacia donde quería ir desde un principio: a la cafetería.

Llegó y se pidió un café frío, comprando de paso un pastelillo para almorzar. La primera clase que había tenido había sido Historia Universal, pero la segunda, Geografía no la había tenido y eran dos horas, así que aprovechó para desayunarse algo y reunirse con Oscar y Dani.

Ellos eran los más pequeños de los chicos junto a ella, y aunque Oscar era casi un año menor que ellos, iban juntos porque lo habían metido antes a la escuela, para no quedarse tan rezagado. Y todo estaban de acuerdo que en Dani lo de “pequeño” era entre comillas, pues era bastante alto y fuerte, herencia de su papá.

─Listo─ dijo ella, repartiéndoles un folleto a cada uno─. Tengo esto para apuntarnos a las clases optativas.

─Tsk, veamos…─ empezó a ver la lista Oscar─. ¿Qué es eso de Higiene Mental? Me suena a que te quieren lavar el cerebro y sacarte la cochambre.

─Creo que más bien es como una combinación de Orientación y Psicología.

─Yo tomaré esa optativa─ dijo Dani muy sonriente─. Quiero ver qué otras maneras hay de manipular a la gente. Al final todos acabarán siendo uno con…

─Sí, sí, contigo y toda tu cháchara. Tienes muy claros tus objetivos ¿eh?─ resopló Joanne─. ¿Tú qué tomarás, Oscarito?

─Oscar, u Oqui en todo caso─ le corrigió el aludido en tono hosco─. No estoy muy seguro, Basquetbol, supongo, pero la otra no sé… ¿Y tú?

─Definitivamente Teatro y de la otra, ya veré, no escogeré ningún deporte porque...

─Porque en una materia deportiva te harían pedazos─ se burló Dani, poniendo su cara más tierna, recibiendo por toda respuesta el famoso dedo medio de la chica.

─Aún no sé por qué me junto contigo.

─Ya lo he dicho muchas veces, todos serán, eventualmente, uno conmigo. Además mientras nos beneficiemos mutuamente…

─Que idiotez─ soltó Oqui, que tampoco sabía qué hacía exactamente con ellos. Pero los tres eran nuevos y era mejor que juntarse con los “experimentados”─ ¿Y los gemelos? A ellos no les he visto en todo el día.

─Pero qué preguntas, ya sabemos que están en algún lugar cerrados al mundo─ contestó Joanne, distraída con el folleto, aunque también se preguntaba que estarían haciendo Syaoran y Mei. Sobre todo Mei. Había visto ya a todos los idiotas menos a ellos─. ¿Nos vamos a inscribir ya?

─Pues no hay nada que hacer ahora─ suspiró Oqui─. Maestros imbéciles y faltistas.

***

─ ¡Otro año más para reprobar materias!─ suspiró Andrei con gesto cansino, sentado en la banca.

─No hay necesidad de venir sólo para reprobar materias─ murmuró Chirú, sentándose atrás de él, y Lili tomó asiento delante de Andy.

─Yo estoy segura de que saldrás muy bien─ le sonrió Lili, besándole una mejilla─. Sólo tienes que esforzarte un poco más.

─Gracias, Lili.

Chirú rodó los ojos y se recargó en su silla. Odiaba cuando hacían eso, y para su buena suerte, en ese momento entró Mía al salón.

─ ¡Hola!─ saludó efusivamente─. ¿Ya se inscribieron a las optativas?

─No─ negó con la cabeza Chirú─. Pero tomaré algunas de esas weas de artes. ¿Y tú?

─Acabo de inscribirme a Fotografía y ya pensaré mi segunda opción─ le dijo con una gran sonrisa.

─No quiero ni saber para qué escogiste Fotografía─ ironizó Andrei. Todos sabían que las fujoshis de la escuela iban directitas a esa optativa.

Mía iba a abrir la boca para replicar cuando se abrió de nuevo la puerta del salón azotándose en la pared.

─ ¡Aquí estás, Mía!─ exclamó triunfante Alice, lanzándose sobre ella para abrazarla.

─Ya llegó la acosadora─ rió Lili.

─Me asfixias─ se quejó Mía, riendo nerviosa─. ¿No ibas a inscribirte a tus opciones?

─Decidí venir primero para acá a ver qué hacían─ sonrió─. ¿Por qué están en el salón cuando no hay maestro?

─Porque somos patéticos─ contestó Andrei─. ¿Y Clarisse y Robert? Tampoco he visto a Zack.

─Zack está en las canchas─ dijo Chirú, mirando por la ventana y señalándolo─. Syaoran me dijo que él y Mei estarían buscando optativas interesantes.

─Escuché que iban a estar dando las audiciones de Teatro hoy─ comentó Alice, con malicia─. ¿Qué dicen? ¿Vamos a ponerlos nerviosos?

─ ¿Es obligatorio?─ se quejó Chirú.

***

─Pues no fue obligatorio, pero… aún no sé qué hago aquí…─ resopló Chirú, sentado en una de las bancas del auditorio, donde se harían los castings para Teatro.

Miró a todos sin poder creer que en serio fueron sólo para molestar a los aspirantes. Alice había traído a tirones a Zack para que asistiera, y en el camino se les unieron Robert, Clarisse, Mei y Syaoran, pero ni rastro de Dani, Joanne y Oscar. No es que se quejaran, Dani siempre los acosaba con todo eso de ser uno con ellos, Joanne era irritantemente sarcástica, y Oqui desesperantemente tsundere.

Por alguna razón, Chirú tenía un extraño pensamiento, y Zack también, lo solía ver . Y en el otro lado del telón, Joanne sentía lo mismo.

─Algo va a pasar─ anunció a Dani y Oscar, que habían accedido a presentarse también a las audiciones. Joanne sabía que Dani ya se las cobraría luego, pero ya encontraría una manera de zafarse.

─Bruja─ fue todo lo que dijo Oscarito, poniéndose el vestuario─. ¿Se aprendieron las líneas?

─Sí─ asintió Dani, mirándose con la ropa de gala.

─Sí─ asintió Joanne, poniéndose el tocado de novia─. No son muchas, y Bodas de Sangre es una obra muy buena, en especial la escena final… Ok, Oscarito, sales tú primero, porque eres el Novio.

─ ¡Qué ridiculez! ¡Ni siquiera tenemos nombres, sólo Dani sabe que se llama Leonardo!─ soltó ceñudo─. ¿Por qué a nosotros sólo nos llaman Novio y Novia?

─No sé, ándate ya al escenario que ya casi nos va─ espetó Joanne, viendo salir a una chica nerviosa, murmurando quién sabe qué de “Público Irritante”

─Vale, vale─ murmuró el chico, alejándose en compañía de otra chica, que sería “La Mendiga”.

Mientras tanto, en las filas de la obra, los chicos reían bajito. Habían estado poniéndoles caras a los aspirantes, o haciendo como si se durmieran, siempre cuidando de no hacer ruido para que no los corrieran. Y lograron ver a todos huir asustados ante la presión del público.

─Muy bien, el siguiente bloque de aspirantes─ les llamó la profesora de Teatro con gesto decepcionado, mientras los demás seguían divertidos. No le prestaron atención al primer nombre de la chica, hasta que anunciaron los otros tres nombres-… Brangiski Daniel, Fernández Oscar y Williams Joanne.

─Puta madre…─ soltó Andrei por lo bajo, congelado junto a Mía. Los demás se quedaron sorprendidos e hicieron un gran esfuerzo por no lanzar la risotada.

Era la oportunidad de molestar a los más chicos.

Los primeros en entrar fueron Oscar y la chica, que iba vestida de la Mendiga/La Muerte, mientras Oqui llevaba un traje de novio. El chico entró caminando con un gesto extraño, como si buscara algo o a alguien, y chocó con la chica.

─ ¡Ay!─ se quejó ella, poniendo un gesto sádicamente lastimero.

─ ¿Qué quieres?─ preguntó Oscar, con gesto serio.

La chica miró hacia el público y notó la mirada penetrante del molesto público, que la miraban escépticos o hacían muecas burlonas. Enseguida se puso nerviosa.

─T-tengo frío…

Oscar notó el cambio de actitud de la chica pero prosiguió como si nada, sin mirar al público

─ ¿A dónde te diriges?

─Allá lejos… No han pasado; pero están saliendo de la colina. ¿No lo oyes?

El chico se dio cuenta de que había cortado un buen pedazo de diálogo y decidió seguirle la corriente. Mía sólo observaba, congelada en su asiento.

─No oigo nada─ improvisó─. ¿Por aquí pasaron un hombre y una mujer que corrían montados en un caballo?

La muchacha negó con la cabeza y salió corriendo del escenario, sin poder aguantar la mirada penetrante de Alice con sus muecas burlonas. Oscar rodó los ojos e improvisó de nuevo.

─ ¡Espera, Mendiga! ¡Muéstrame el camino!

La directora de Teatro se apretó el puente de la nariz, apuntando algo en sus papeles, y Mía miró preocupada el escenario.

─Paremos ya─ les pidió.

─ ¿Por qué, daze?─ preguntó Syaoran, riendo junto a Alice, Lili, Robert y Clarisse─. Es divertido.

─Andrei─ murmuró Mía en tono insistente─. Tu hermana te va a matar si les arruinamos esto.

Él sólo la miró aún aturdido de la sorpresa, y Mei, Chirú y Zack miraron al escenario.

─Ya salen…─ anunció Chirú en voz baja, y Mía volvió a fijar su vista en el escenario. Efectivamente de allí ya salían Dani, vestido de gala, y Joanne, con un traje de novia, ambos iban abrazados, caminando con cautela, como si se escondieran.

─ ¿Oyes?─ preguntó Joanne, poniendo cara de aflicción. Una de esas caras que nunca le habían visto y que tomó por sorpresa a todos.

─Viene gente…─ fue la respuesta de Dani, abrazándola más y poniendo una cara inusualmente seria. Syaoran silbó.

Joanne escuchó el silbido y volteó discretamente, viendo allí a todos reunidos. ¡Pero qué cabrones! Sintió una punzada de rabia cuando vio entre ellos el rostro de su hermano, observando. Bueno, no les iba a dar el gusto de que la vieran fallar. Siguiendo el libreto alejó a Dani de ella y se metió lo más que pudo en su personaje.

─ ¡Huye! Es justo que yo aquí muera con los pies dentro del agua y espinas en la cabeza─ exclamó poniendo su rostro lloroso─. Y que me lloren las hojas, mujer perdida y doncella.

─ ¡Cállate!─ le espetó Dani, asiéndola de las muñecas─. Ya suben…

Chirú le codeó a Andrei, que miraba con una mezcla de celos e incredulidad la escena entre los dos chicos. Mei miraba también con atención todo, sin saber qué pensar exactamente.

─Tu hermana es buena, y Dani también. Incluso Oscar lo hubiera hecho perfecto si no lo hubiéramos arruinado─ le susurró Mía─. ¿Vas a dejar que les arruinen esto?

Andrei miró el rostro de reproche de Chirú y luego el de Mía, incómodo. Ellos tenían razón, no podía dejarlos hacer eso.

─Paren ya─ les ordenó con voz seca. Lili lo miró extrañada, pero sólo asintió y se quedó callada. Claro que se esperaba la respuesta de Alice

─Si no fuera Joanne estuvieras molestando también.

─Alice─ intervino Zack, inquietándose por su mal presentimiento, que olía a esclavitud todo el año─. Creo que ya fue suficiente.

Un ruido demasiado fuerte les hizo darse la vuelta y vieron a Dani y Joanne dejar de interpretar la escena para ver muy sorprendidos a Syaoran, que había subido hasta el escenario y había prendido algo que había visto en el suelo, que había resultado ser fuegos artificiales para la coreografía de los últimos aspirantes.

─ ¡Lo siento, daze!─ se disculpó─. ¡No lo pude evitar!

Y a partir de allí se armó el caos. Andrei y Mei subieron al escenario para bajar a un psicópata Syaoran que estaba estallando pequeñas bombas de humo sacadas de sólo Dios sabía dónde, pero Oscar, furioso al haberlos atrapado tratando de arruinarles las cosas se lanzó contra Syaoran, rodando los dos por el escenario. Mía subió alarmada para ayudar a su hermano, junto a Chirú para ayudarla, y así uno a uno fue subiendo al escenario.

Pronto ya no supieron qué pasaba, sólo sintieron golpes al azar, de vez en cuando escuchaban una palabrota, y las manos de alguien que estaba tratando de reclamar los pechos como suyos. Cuando por fin el humo se disipó, todos estaban encimados en el suelo, con Dani coronando el embrollo humano, sentado sobre ellos.

─Les dije que algún día serían uno conmigo~─ tarareó.

─ ¡BASTA!─ gritó escandalizada la maestra de Teatro─. ¡TODOS A LA DIRECCIÓN, AHORA!

***

Al salir de la dirección, todos se miraron los unos a los otros.

─Bien hecho Syaoran─ espetó Oscar, mirándolo con resentimiento.

─ ¡Ya les dije que lo siento, daze!

─Syaoran no tiene toda la culpa─ escupió Joanne, viéndolos a todos con rabia─. ¿Tan patética es su existencia que improvisan formas de molestar a los demás?

─Bueno, al menos sabemos que nos vamos a ver muy seguido este año─ dijo Dani con una sonrisa macabra─. Será nuestra oportunidad para convivir ¿no creen?

─No puedo creer que vamos a estar todos en esa optativa─ se quejó Zack─. ¡Pero yo sabía lo que iba a pasar y les dije que pararan!

─Como sea, yo me voy a clases─ dijo Alice.

─Creo que todos deberíamos irnos a clases─ soltó Oscar y se marchó indignado junto a un muy jovial Dani y una muy encabronada Joanne.

Los mayores también se fueron por su lado, comentando entre ellos lo mal que les había salido la broma.

─Bueno─ empezó Zack─. A lo mejor es divertido.

Todos lo miraron con cara de: “Estás loco” y se fueron al salón. No era exactamente como querían empezar el año, pero seguramente no se olvidarían de ese día nunca.

FIN DEL PRIMER CAPÍTULO
México
México

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Edad : 26
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Romano el Sáb Jun 12, 2010 4:38 pm

¡COMADREEEEEEEEEEEEEEEEEEEE! ¡Mil felicitaciones por estre genial fic! No sabes cuánto disfruté leyendolo, me entusiasmé mucho al conocer un poquito de cada personaje pues no te faltó ninguno y los amé xD creo que se me iría la vida diciendote cada cosa del fic que amé, así que te resumo en que todo el fic es epic win. Sin dudas prometedor y ya quiero que empiece el Oh The Drama~(?) haha, ok, no xD

En fin, gracias por subirlo >.< de ahora en adelante me tendrás para presionarte para que actualices rápido n__.ñ ..nah, xD pero es en serio e.é xD
Romano
Romano

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Rusia el Sáb Jun 12, 2010 4:59 pm

Jajajaja lo amé, no puedo decir mas, fué genial xD
lo sabia, Joanne, Dani y Oscar son el trio mas disparejo de todos 8D (?)
Joss, eres genial con tus locas y awesomes ideas, como dijo mi waifu, epic win
amoré la forma en que escribes, no es aburrido y fácil de leer~ -la idolatra (?)-
okew, ahora tendrás una lapa pegada a ti para que actualices rapido (?) ok, no
ahora si, me voe~~
Rusia
Rusia

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Perú el Sáb Jun 12, 2010 6:12 pm

asdgasfdgfags lo ame!! *3333* todos los personajes son tan geniales! *A*
y mori~~ con el precioso Syaoran! ;A; igualito a su omá~~ todo piromano ;--; kawaii~~
;A; Dani igualito a su daddy! x333~~ quiero ser una con el *3* asdfasdff
Alice y Mía me encantaron~~ *yuri seguro(?)* Lili tan cariñosa y amable~ Joanne con su dedo medio (??) Oscar tsundere ;DDD (: y..y..bueno todos! ;A;
y me enamore de mi propio hijo ;/////; (??) porque lo senti tan cool????!! maldición! *debilidad por los chicos cools(?)* anyway ;A; estaba divertido! Dx y yo exigirte continuación! x3
Perú
Perú

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Cd. Juarez el Sáb Jun 12, 2010 9:51 pm

xDDDDDDDDDDD MEGA LOL
Es tan genial, ame a cada uno de ellos. Tan geniales.
Sabia que Daniel, Oscar y Joanne serian un trio macabronico 8D
Syaoran tan piromaniaco y Joanne toda encabronada mostrando su dedo medio.
*0* Te exijo una continuacion.
Cd. Juarez
Cd. Juarez

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Chile~ el Dom Jun 13, 2010 1:32 am

LO AME, es que, osea, no puedo decir más que eso porque no se como escribirlo, pero yo creo que entiendes mi sentimiento (?) Perfecto! Cada día amo más a los chibis, son una maldita y grandiosa obseción *aspira de su bolsa de papel* Ya te lo dije adoro como escribes concuerdo con lo que dice Yu~ (Si, si, incluida la parte de idolatrar hahaha) Ojala yo pudiera hacer algo así, me voy tanto en la volá (lol) Entrare solo para ver la segunda parte, así que más te vale tenerla *-* ♥️~ huyo!
Chile~
Chile~

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Italia el Dom Jun 13, 2010 5:31 pm

Waaaa te has pasado!! AMO tus fics y todo lo que escribes, y este te ha quedado geniaaal!! *-*
Amo a todos los chibis, son tan adorables xDD! Necesito segundo capítulo para ver que pasa >3< No sabía si postear porque no hay ningún chibi mío pero neeh da igual, son tan geniales todos y no me pude resisitir!! =DD
Haha Syaoran pirómano es awesome xD! Me encantó eso >3< Y no faltó ningún chibi que yo sepa hahaha
Bueeee ya dije lo que tenía que decir o explotaría >_>U
*desaparece*
Italia
Italia

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://xzombiecat.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  México el Lun Jun 14, 2010 10:24 pm

;w; Gracias por los reviws (?) No ya en serio, gracias en serio por decirme que les pareció mi intento de fic asdf, bueno, aquí dejo el segundo cap -w-

Fin de semana

Por fin, tras cinco días de incomodidad por las primeras clases y de soportar todas esas horas de tedio en los salones, los chicos eran libres de ignorar las clases y marcharse a descansar a su cuarto, y, si tenían el permiso firmado de sus papás, salir de las instalaciones del instituto para ir a los alrededores a divertirse.

Pero como es de esperarse, no todos tienen el permiso…

─ ¡Mierda, lo perdí! ¡Nopuedesernopuedesernopuedeser!

Chirú y Zack observaron a Andrei revolver las cosas de su mochila, buscando desesperado el permiso. Habían decidido ir a la plaza comercial que estaban cerca para jugar, ver una película, o simplemente pasear y echar desmadre.

─No puede ser que lo hayas perdido, yo vi cuando el tío Canadá te lo entregaba─ insistió Zack, apartándolo─. Deja que el héroe lo busque~

─Como sea─ bufó Andy, mirando por la ventana─. ¡No me puedo perder esa salida!

Chirú lo miró atentamente y meneó la cabeza. Era demasiado despistado y torpe, pero…

─ ¡Nada!─ se dio por vencido Zack, palmeando la espalda de su primo─. No creo que te pierdas de mucho en una plaza tan genial y llena de cosas que hacer, y el bar al que iremos luego…

─Gracias, primo, leeré un libro o algo─ lo cortó Andrei, no muy interesado en seguir escuchando semejante consuelo─. Diviértanse por mí.

Zack se encogió de hombros y salió de la habitación que él compartía con Andrei mientras terminaban de darles las listas de compañeros de cuartos, pero Chirú se quedó rezagado a propósito, mirando a su primo fijamente. Suspiró y cerró la brecha que había entre ellos, tocándole un hombro.

─Hey…─ Andrei se giró y lo observó fijamente─. Si quieres puedo quedarme. De todas maneras irán también Syaoran, Mei, Clarisse y Robert, Zack no se quedará solo.

─No te preocupes, ve y diviértete─ contestó el chico, sonriéndole, y girándose para quedar de frente a él─. ¡Criticas mucho la película por mí!

Los dos se quedaron mirándose fijamente, mientras el silencio se apoderaba de la habitación, y sólo se dedicaron a mirarse. Andrei decidió tomar el primer paso y se deshizo de todo espacio entre sus labios y los de Chirú, comenzando un ligero roce de labios que poco a poco fue siendo intensificado hasta que la danza entre sus lenguas dio rienda suelta a todo el deseo que habían estado reprimiendo.

Cuando se separaron tomaron aire y Chirú evitó la mirada de Andrei.

─Fue un gran beso─ lo elogió Andrei, sonriendo.

─Es la práctica─ murmuró Chirú en tono enfurruñado y sonrojado a no más poder. Andrei lo miró sin entender. ¿La práctica?─. Bueno, es hora de que me vaya, entonces.

─Los acompaño a la salida…

Tomaron de nuevo la distancia y apenas se giraron para disponerse a salir cuando vieron a Joanne parada en el umbral de la puerta.

─ ¡Joanne!─ gritaron al unísono, enrojeciendo.

─ ¿Qué?─ preguntó ella entrando a la habitación como si nada revolviendo las cosas de la caja de su hermano.

─ ¿A qué horas llegaste? ¿Qué viste?─ la cuestionó Andrei.

─ ¿De qué hablas? ¿Acaso te estabas drogando con Chirú?

─ ¿Nos ves cara de drogos?─ inquirió Chirú.

─Actúan como unos, es todo lo que diré… ¡Aquí está!─ exclamó sacando un disco─. Me llevo esto, te lo devuelvo mañana.

─De nada─ comentó ácidamente Andrei─. Vámonos ya, Chirú.

─ ¿Van a salir?─ preguntó Joanne, saliendo de la habitación junto a Chirú y Andrei, que le echó llave a la puerta de la habitación.

─Chirú saldrá─ corrigió Andrei, echando a andar por el pasillo hacia las escaleras─. Yo me quedaré en el internet o ya veré qué hago, porque perdí el permiso.

─Que idiota. Bueno, me voy, voy a reunirme con Oqui y Daniel para salir.

─Mi hermana no debería salir todo el tiempo con chicos, debería juntarse más con las chicas de su edad─ protestó Andrei, sacando a flote al hermano celoso que había en él. Jamás iba a aprobar la pseudo amistad que llevaban con su hermana─. Siempre te juntas sólo con ellos, deberías juntarte más con niñas de tu edad. No sé, con Lili, Mía, Alice, Mei, Clarisse…

─ ¿Pretendes decirme qué hacer? Como sea, los veo mañana en el ensayo de Teatro.

─Ni nos lo recuerdes─ se quejó Chirú.

Joanne se encogió de hombros y echó a andar por la dirección contraria a la que iban los chicos, metiéndose la mano en el bolsillo al doblar la esquina, estrujando un papel.

─Andrei debería ser más cuidadoso con sus permisos─ murmuró sacando el susodicho papel, riendo maliciosamente. Esa era su muy pequeña y personal venganza por lo ocurrido en la audición de Teatro. Idiota, creyendo que se le había olvidado desquitarse, parecía que no conocía la manera en que ella actuaba, cuando menos lo esperabas.

Bueno, al menos había confirmado lo que ya sospechaba desde hace mucho tiempo: Andrei le era infiel a Lili con Chirú. Y tal vez su hermano no se hubiera dado cuenta, pero era evidente que Chirú tenía una relación con alguien más además de Andrei. El amor, atracción, o lo que fuera, atarantaba a la gente, decidió.

─Joanne─ dijo una voz a su espalda, y cuando se giró, vio a Mei y Syaoran, ya sin el uniforme. Casi se tropieza con sus pies al verlos.

─Hola─ los saludó.

─Te estuve buscando hoy─ le dijo Mei, y Syaoran asintió sonriendo, alejándose de allí─. Quería invitarte a venir con nosotros al cine.

─Ah…─ jadeó Joanne, deseando que Syaoran regresara─. No, no lo creo, lo siento… Quedé con Oqui y Daniel, y ellos deben estarme esperando.

─Está bien, no hay problema, debí avisarte antes─ se encogió de hombros Mei─. Entonces… te veré mañana, por el ensayo de Teatro.

─Ah, sí─ asintió Joanne, y se marchó de ahí, con el permiso de Andrei en la mano.

Syaoran sonrió al verlas, pensando sobre esta situación. Sabía perfectamente que Mei se traía algo con la chica bruja… tal vez Mei quería los pechos de Joanne para ella. Lo que lo dejaba en una situación muy incómoda si su hermana se apartaba de él. ¿Qué haría si la chica bruja se quedaba con su hermana y rompían esa burbuja tan especial? Entonces él se quedaría solo, sin su gemela…

Definitivamente, pensó mientras caminaba con su hermana a encontrarse con los demás, el amor, atracción, o lo que fuera, atarantaba a la gente.

***

─Junjou Romantica

─Strawberry Panic

─Lovely Complex

Mía, Alice y Lili se miraron alternadamente, lanzando chispas por los ojos, como si se quisieran quemar con la mirada. Habían decidido pasar ese viernes en el Bazar del Anime y Manga, y como siempre que organizaban esas salidas entre las tres, terminaban discutiendo por sus géneros favoritos.

─ ¿Por qué les gusta el yaoi y el yuri cuando les podría gustar el shojo?─ preguntó Lili, meneando la cabeza─. El romance… ¡Ah, el romance!

─Uhm… disculpen…

─Ese romance no tiene chiste─ argumentó Mía─. ¿Dónde queda la emoción de lo prohibido? El yaoi lo tiene, desde las relaciones tiernas hasta las ardientes entre dos chicos guapísimos…

─Ehm… chicas…

─ ¿Y para qué quieres ver a dos hombres cogiéndose?─ la interrumpió Alice─. Es mucho mejor la relación entre dos chicas, ellas tan delicadas, lindas…

─ ¡SEÑORITAS!─exclamó el chico que atendía la tienda de videos─ ¿Podrían decidir cuál se van a llevar, por favor? Tengo clientes que atender.

Las chicas se miraron una vez más entre ellas y después a todos los otakus rabiosos que esperaban su turno de ser atendidos. Sonrieron y se dirigieron al chico que atendía.

─Denos las tres─ exclamaron al mismo tiempo.

***

En el cine.

─ ¿En serio vamos a ver esa película de 2012?─ preguntó Chirú, viendo la cartelera─. ¿No podemos ver otra?

─No─ negó con la cabeza Zack, y sus ojos resplandecieron con ese brillo que auguraba una decepcionante película─. Tiene unos efectos especiales increíbles, y héroes, y todo lo que una película debe tener.

─Pff, más te vale que sea buena, o mi awesome puño hará estragos con tu cara─ advirtió Clarisse.

─Las niñas decentes no hacen eso, Clarisse─ la regañó Robert.

─No me vengas con esas, principito.

─ ¿Sabían que la película de 2012 se originó en Hong Kong y Corea?─ comentó Syaoran, y Mei asintió, tomando un sorbo del refresco que se habían comprado.

─Creí que se había originado en Estados Unidos, o eso me dijo papá─ se sorprendió Zack.

Chirú le dio un mordisco a su chocolate y miró el folleto con los títulos de las películas. La película que quería ver Zack no le llamaba la atención porque bien sabía lo molestamente nacionalistas que podían ser esas producciones. Hojeó el folleto y entonces una película llamó su atención.

─ ¿Y si vemos la de 9?─ dijo, hipnotizado por la imagen de los personajes, tan parecidos al señor Botones. Al notar que los demás no estaban muy dispuestos a aceptar su propuesta usó su arma más mortífera: la Suprema Uke-Cara

─Uhm… bueno…─ murmuraron Robert, Syaoran y Zack, evitando la mirada del mal, rojos a más no poder. Mei, que no había dicho nada durante toda la plática, decidió poner un poco de orden.

─Podemos ver las dos. Primero empieza la de 2012 y luego la de 9, ya después podemos ir al bar, antro o lo que sea.

Todos estuvieron de acuerdo con la propuesta y fueron a comprar los boletos.

─ ¿Se dan cuenta que las películas en lugar de letras tienen números en los títulos?─ observó Zack, a quien casi se lo comen con la mirada por semejante comentario random.

***

─Chuza─ sonrió Daniel, viendo como la bola de boliche derribaba todos los pinos─. Voy ganando, Oqui~

─No molestes, bastardo─ murmuró, concentrándose en derribar los pinos, soltó la bola apuntándole lo mejor que pudo… pero sólo dos cayeron. Apretó los dientes y se acomodó los lentes, enfadado─. ¡Merda!

─Bueno, al menos derribaste algunos─ dijo Joanne, que se había ido a comprar un refresco mientras los dos seguían ocupados con su juego─. Oscarito, no puedes perder, recuerda que apostaste diez dólares contra Dani.

─ ¡Tú me hiciste apostar!─ le espetó Oqui, irritado, recibiendo por toda respuesta el dedo medio que ya tan bien conocía─. ¿Por qué no juegas y apuestas tú misma contra Dani?

─Odio los bolos, preferiría estar en la pista de hielo de la plaza.

─El único deporte donde no apestas─ se burló Dani, volviendo a hacer chuza─. Será divertido ir y ver a los incautos que no pueden ni mantenerse en pie, vayamos después de que haga puré a Oqui.

─Menos mal no aposté volverme uno contigo─ masculló Oscar, viendo como la bola que había lanzado le acertaba sólo a cinco pinos. Dándose por vencido se fue a donde estaba sentada Joanne y le tomó al refresco que había comprado.

─Siempre podemos cambiar la apuesta─ le sonrió Dani, y al pobre Oqui se le fue chueco el trago de refresco

─Tal vez podría aportar el permiso de mi hermano─ sonrió Joanne, maliciosamente.

***

─Nadie sabrá lo que viví… Nadie sabrá que sufro…─ tarareaba Andrei, conectándose en su computadora. Maldecía ser tan despistado, si hubiera tenido más cuidado no hubiera perdido el permiso y ahora mismo estaría con los chicos divirtiéndose en la Plaza.

Abrió la ventana del Messenger y le sorprendió ver que Mía, Alice y Lili estaban conectadas. Había creído que irían al Bazar… Sin dudarlo dos veces le envió un mensaje a Lili.

^o.o^~AnDy//De vuelta a la escuela~ ^o.o^ dice:

Hey, Lili~ <3

Esperó a que llegara la respuesta, que no tardó nada.

[♥️Romeo x Juliet♥️]~ShojoGirl (L) dice:

Holi (L) No ibas a salir con los chicos?

^o.o^~AnDy//De vuelta a la escuela~ ^o.o^ dice:

Perdí el permiso… *cry* Tú no ibas a ir con las chicas al Bazar?

[♥️Romeo x Juliet♥️]~ShojoGirl (L) dice:

Sí, pero Mía nos pidió ayuda para arreglar su foro, y Alice le ayuda.

^o.o^~AnDy//De vuelta a la escuela~ ^o.o^ dice:

Y de qué es? Yaoi? xD

[♥️Romeo x Juliet♥️]~ShojoGirl (L) dice:

Si, está loca O_o. Sale si tecleas en Google “Hetarol New World”, y me da muy mala espina.
Oye, ya nos vamos a la Plaza, te veo allá, ok? =3

^o.o^~AnDy//De vuelta a la escuela~ ^o.o^ dice:

Ok, te veré cuando regreses. Te prometo que busco el permiso y mañana nos vamos a donde quieras después del ensayo. Bye!

^o.o^~AnDy//De vuelta a la escuela~ ^o.o^ se ha desconectado

[♥️Romeo x Juliet♥️]~ShojoGirl (L) se ha desconectado


Sin ganas de hacer la tarea que les habían dejado en el fin de semana se tumbó en su cama y se puso a dibujar algunos garabatos en su cuaderno, dándole vueltas al asunto de sus relaciones con Lili y Chirú.

Amaba a Lili, era la primera chica que se le había acercado y eran novios prácticamente desde el kínder. Sabía que para todo siempre contaba con ella, y era una niña muy amorosa, y aunque lo pusiera a cargar las cosas de sus compras, disfrutaba pasar el tiempo con ella.

Por otro lado estaba Chirú, su primo favorito, que siempre estaba a su lado y era muy amable con él, sin tener en cuenta todas esas veces que había sido testigo de su lado yandere. Pero le gustaba con toda y esa peculiaridad suya, y últimamente se sentía más atraído hacia él.

¿Qué debería hacer?

Se levantó hastiado de un brinco y salió presuroso de la habitación. A la mierda con los permisos, él iba a salir porque iba a salir

***

─Listo, tengo un muy lindo peluche de Sasuke─ dijo Lili abrazando al peluche que era su nueva adquisición. Alice rodó los ojos.

Ya había anochecido y las chicas se la habían pasado viendo los puestos en busca de más cosas para sus colecciones personales, jugando videojuegos, burlándose de la gente extraña que iba al Bazar, arreglando el foro loco de Mía y hablando entre ellas, a veces coqueteando en broma con los chicos y chicas que pasaban frente a ellas.

─¿Qué tal ella?─ dijo Alice señalando a una chica de cabello negro con nekomimis que iba de un lado a otro viendo chapitas.

─Ya te dije que no me voy a acercar a ninguna chica, a mí me gustan los chicos─ resopló Lili, sonrojándose al pensar en Andy.

─Y a mí también me gustan los chicos… cuando están juntos─ dijo Mía, grabando a dos amigos que, según sus ojos fujoshis, eran muy sospechosos.

─No sean aburridas─ suspiró Alice, comiéndose un pocky de fresa, y mirando a Mía con malicia─. Oye, Mía… ¿no quieres jugar?

─¿A qué?─ preguntó, distraída con su cacería fujoshi.

Alice sonrió y la tomó de la barbilla, obligándole a abrir la boca para meterle un pocky. Lili sacó el manga shojo que había comprado y se puso a leerlo, ignorando lo que ya sabía que pasaría. Mía miró congelada como Alice mordía el otro extremo del pocky y lo mordía con avidez hasta que…

─ ¡Ah!─ gritó dando un brinco, tocándose los labios. Le lanzó una última mirada aterrada a Alice y salió del Bazar a toda prisa, sin siquiera mirar atrás. Alice soltó una risilla y se dedicó a comerse el pocky.

─Te evitará cuando lleguemos al instituto ─ comentó Lili, mirándola de reojo.

─Ya sé, pero no importa, mañana se le olvida. Hey, Lili…

─ ¿Uhm?─ preguntó, guardando su manga en la mochila.

─ ¿Qué dices de una noche de bar?

─Paso, la última vez te tuve que llevar cargando porque Mía huyó… así como ahora.

─Vamos, juro que no tomaré ni una copa. Además escuché que irían los chicos después del cine.

***

─Se me entumieron los dedos─ murmuró Oqui, moviéndolos tras una larga tarde de bolos y videojuegos.

─Se me entumeció la cartera─ sonrió Daniel, poniendo los diez dólares que le acababa de pagar Oscar en su billetera.

─Se les entumecieron los cerebros, querrán decir─ resopló Joanne, poniéndose la chamarra─. ¿Entonces si iremos al antro?

─Claro─ asintió Daniel, pensando mentalmente que si los conseguía poner borrachos podría lograr que los dos fueran uno con él. O pensándolo mejor… ¿No había mencionado Zack que irían a ese antro?

***

Mía caminaba hacia la entrada del instituto, ya más calmada. A veces Alice la asustaba mucho, con sus cosas yuri, y besándola así de improviso… ¡No, no y no! ¡En su vida sólo podía haber un verdadero amor y ese era el yaoi!

─¡Aguas!─ exclamó una voz que venía de… ¿arriba?

─ ¡Ah!

Demasiado tarde, ya habían caído sobre ella, y era alguien bastante pesado.

─Urgh…─ gimió la otra persona, rodando para levantarse de encima de Mía─. Disculpa.

─Descuida…─ le restó importancia Mía, recogiendo todos sus preciosos objetos yaoi recién adquiridos, y se dio cuenta de quién era el tipo que había aterrizado sobre ella─ ¿Andrei? ¿Qué haces aquí? Lili dijo que perdiste el permiso.

─Lo perdí, ¿por qué crees que salté la barda si no?─ murmuró, jalándola con todo y sus cosas y huyendo de ahí─. ¡Vámonos de pachanga!

─ ¿Qué?

Continuará… (Seh, así todo dramático, LOL)

e.e *deja sin censurar la promoción al foro (?)*
México
México

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Edad : 26
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Rusia el Lun Jun 14, 2010 10:39 pm

¡Joss! ¡Tú! ¡O sea, tú, mujer! ¿¡Como pudiste!? -drama- ¿¡Como osaste dejar esa awesome cosa así?! ¡¿Como?! xD Ok, ya, le bajo a mi circo~~
pero como dije antes, simplemente es GENIAL, me reí bastante, me dio un ataque con el AdreiChirú, morí con el trio disparejo (?) y me dejaste picada, si, de nuevo D:
en fin~~ me voe~~ actualiza pronto, da? 8D -saca caño (?)- dale, no e3e -lo tira por alli-.
Rusia
Rusia

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Chile~ el Lun Jun 14, 2010 10:59 pm

...Y tal vez su hermano no se hubiera dado cuenta, pero era evidente que Chirú tenía una relación con alguien más además de Andrei

Eso me dejo con la megaintriga!!! No se si será quien me imagino o puede que no, me da igual, la cosa es que esta quedando tan genial! Y estoy segura de que amare con locura la continuación

─ ¿Se dan cuenta que las películas en lugar de letras tienen números en los títulos?─ observó Zack, a quien casi se lo comen con la mirada por semejante comentario random.

Tenía que quotear eso me hizo morir y eclocionar en mil pedacitos xD!!

Ya sabes, lo de siempre (?) ser hara típico ya hahahah espero pero con todo el powaaa la conti, atenta SIEMPRE!

*se pone chapita de su fanclub*

;3; Joss fanclub ♥️
Chile~
Chile~

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Hong Kong el Lun Jun 14, 2010 11:50 pm

....................
Solo tengo que decir dos oraciones:
!YOU ARE SO A-W-E-S-O-M-E!
y
!THIS FIC IS SO A-W-E-S-O-M-E!

Ok, ok, ya le paro a mi pancho, amo como escribes Jozz, y hablo enserio.
Ok, ok, espero que actualices pronto~
Si no me tendras pegada como sanguijuela, mejor no, o tal vez si
bye-bee
Hong Kong
Hong Kong

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 04/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Tijuana el Mar Jun 15, 2010 9:19 pm

-Buscando el boton para agregar su historia como favoritas- .___. mierda ! este pinche foro no da para eso D; no se porque me meti....-lee de nuevo- Ohhhh si malditas fujoshis ahora si hablemos serio

OMFUCKINGGOD!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
SABES LO MUCHO QUE ME GUSTO?!
LO DUDO
QUE MAS DA TE QUEDO SUPERGENIAL ;W; oh ho ANDREI!
AMBOS HIJOS SE PARECEN A SUS PADRES -llora orgulloso-
CADA PERSONAJE LO DESARROLLASTE A LA PERFECCION QUE DECIR DEL DAÑADO DE CHIRU
ESO DEL PERMISO ME HIZO RECORDAR UN POCO LA SALIDA DE COYO XD
VAYA CON EL HERMANO CELOSO JAJAJA XD ME ENCANTA ZACK TAMBN
PLZZZZ CONTINUALO NO SEAS CRUEL ;3;
-se une al fanclub de luna-
Tijuana
Tijuana
Admin

Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Austria el Vie Jun 18, 2010 4:21 pm

Osea,Comadre de mi geme,es que su fic es AWESOME~~!!
Morí con estos chibis ya no tan chibis más random incluso que sus propios padres ;3;

*Se una al Fan club de Joss y aparece con chapitas random alucibas al grupo 8D*

E incluíste a mis melliszos por ahí,gracias ;3; *Adoró el ''Pff, más te vale que sea buena, o mi awesome puño hará estragos con tu cara'' de Clarisse y se siente orgullosa de su niña(?)*

Quiero more de este fic,está muy bueno,amo como escribes,es una narración muy entretenida~

;3; Nos leemos~

_________________
Drei Leute~
Austria
Austria

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Gaby el Dom Jun 20, 2010 11:16 pm

Gracias por decirme que tal les pareció ;w; Me animan mucho a seguir esta parida que se me courre sobre la marcha (?) Si tienen ideas, me gustaría oírlas, también saber si algo no les gusta, asdf *Huye*

Spoiler:
Fin de Semana II

─Muy bien, llegamos y sin ningún accidente─ dijo Andrei sonriendo cuando estuvieron dentro del antro, junto a Mía, iluminados en la oscuridad por las centelleantes luces neón.

─ ¿Ósea que caer encima de mí no cuenta como accidente?─ preguntó Mía, dejando sus cosas en Seguridad─. ¿Desde cuándo los antros tienen paquetería?

Andrei no le prestó mucha atención, sin dudarlo la jaló de la mano a la barra y se sentaron. Andy era lo suficientemente alto como para pasar por un joven mayor de edad, pero Mía se había tenido que maquillar para aparentar esa edad, y ahora se quitaba todo el exceso de maquillaje.

─ ¿Me da un Beso de ángel?

─Yo una Piña Colada, pero… sin alcohol─ pidió Mía al joven, que la miró extrañado y asintió.

─Aburridamente sana─ murmuró Andrei, pagando y esperando a que les trajeran las bebidas

─Bueno, alguien va a tener que regresar en sus cinco sentidos ¿no?─ dijo Mía mirándolo con una ceja arqueada─. Y definitivamente tú no serás el que quede sobrio esta noche, te conozco, sobrino.

El chico se encogió de hombros y se tomó su bebida en cuanto llegó, mirando su celular, en el cual enseguida comenzó a escribir un mensaje.

─ ¿A quién le escribes?─ preguntó Mía.

─A Zack─ contestó─. Dijeron que vendrían aquí después de la película, no entiendo por qué no llegan aún…

─Ah, ya…─ dijo Mía, mirando a su alrededor─. Ese tipo que está tocándole los pechos a esa chica se me hace conocido… ¿Dónde lo he visto antes?

Cerrando el celular de golpe, Andrei miró hacia donde Mía señalaba descaradamente, y soltó una carcajada cuando le llegó un “¡Daze!” a los oídos. Sonriendo, se terminó de golpe la bebida y obligó a Mía a levantarse cuando aún no terminaba la suya y la jaló hacia donde estaba Syaoran, que ahora se sobaba una enrojecida mejilla.

─Esa chica tenía la mano pesada, daze…─ murmuró Syaoran.

─Hey, Syaoran─ saludó Andrei, tocándole el hombro para que los volteara a ver.

─ ¡Ah Mía, Andrei!─ exclamó sorprendido─ ¿No habías perdido el permiso, Andy? ¿Y tú no ibas a ir a no sé dónde con Alice y Lili, Mía?

─Ah, yo…─balbuceó Mía, mirando al suelo con nerviosismo─. ¡No importa! ¿Ok? Y Andrei me cayó encima cuando se escapaba del instituto, así que, ya ves, aquí estamos. ¿Y los demás?

─Mi hermana está en el baño─ contestó Syaoran, recargándose en la pared, y los chicos se dieron cuenta de que a un lado de él estaba la puerta del baño de mujeres─. Mi socio y Robert nos apartan las mesas y Clarisse está bailando con Zack. ¡Esto está muy lleno! ¿A poco no?

─Pues claro, es fin de semana─ le recordó Andrei, buscando con la mirada a los demás, localizando a Zack y Clarisse en el centro del baile, moviéndose con dificultad entre toda la gente, y a Chirú y Robert sentados en una mesa pequeña, al parecer apartándola.

─Hola─ saludó Mei en cuanto regresó del baño, mirando a Andrei y Mía, sorprendida─. Creí que no iban a venir hoy con nosotros.

─Yo no quería venir, quería ver el anime que me compré, o meterme a rolear en el foro, lo que fuera─ se quejó Mía con amargura, sabía que al final varios acabarían tan borrachos que los tendrían que llevar a rastras, y no estaba de humor para ser quien los llevara.

─No seas aburrida.

***

─Bueno, creo que era aquí a donde vendrían─ sonrió Daniel, haciendo fila para poder ingresar al antro.
Los tres pseudo amigos miraron el antro, abrigándose un poco más porque ya comenzaba a helar el aire nocturno. El susodicho antro no se veía nada mal, pero aún así…

─No quería venir, en serio quería quedarme a leer─ murmuró Oqui.

─Yo sólo entro un rato y me voy, así que nos podemos regresar juntos─ dijo Joanne, que tampoco tenía muchas ganas de entrar─. ¿Hasta qué hora te quedas tú, Dani?

Daniel no le contestó, no había necesidad de decir que se iría hasta que lograra obligar a su primo Zack a ser uno con él ¿O sí?

Llegó su turno de entrar y a Daniel lo dejaron entrar por su intimidante estatura, pero cuando Oqui y Joanne trataron de entrar detrás de él, los detuvo el sujeto de seguridad.

─La tardeada ya terminó, niños─ dijo, haciéndolos a un lado.

─Espere, tenemos que entrar, debemos vernos con nuestros amigos─ demandó Joanne, frunciendo el ceño, y Oqui dio gracias al cielo por haber escuchado sus plegarias, contento por no tener que entrar. Un buen libro lo esperaba en su dormitorio.

─Pequeña, ya te dije que no podemos dejar pasar a niños de secundaria a esta hora.

─… ¿Pequeña? ¿Acaba de decirme pequeña?

***

Mía paseaba tranquilamente por la pista de baile con otra Piñada en la mano, ignorando el perreo, zandungueo, faje, caldo, etcétera. Acaba de bailar con un chico, pero lo había dejado plantado para ir por su cámara y empezar otra vez con su cacería fujoshi. En seguida sus sentidos de Alerta de Yaoi le hicieron notar la cantidad de parejas de chicos homosexuales que habían acudido al lugar, aunque no todos lo mostraran abiertamente, y no iba a desperdiciar esa oportunidad por nada de ese mundo, y en cuanto encontrara a Clarisse le diría que se uniera a ella. ¡Estaba de suerte! ¡Acababa de encontrar a unos candidatos!

Encendió la cámara y comenzó a filmar a esos chicos que sus ojos habían captado como sus víctimas. Era una pareja linda que acababa de entrar, un chico alto con una amplia sonrisa que ella calificaba como yandere, y el otro era más pequeño, con una cara de uke tsundere al lado de él, rematada con… esos lentes y… ese aire familiar... pero también estaba esa chica con cara de maldita que los seguía…

─ ¡O-Oqui!─ exclamó Mía, apagando la cámara y acercándose a ellos dando grandes zancadas. Los otros tres la miraron sorprendidos─. ¿Qué estás haciendo aquí?

Oqui frunció el ceño y la miró fijamente.

─ Eso te pregunto a ti ¿No ibas a ir a no sé dónde con Lili y Alice?

─Este no es lugar para ti, ni para ustedes, chicos─ los regañó Mía.

─Ah, ¿y para ti sí?─ inquirió Oscar.

─Como sea, ese no es el punto─ meneó la cabeza Mía─. ¿Cómo entraron?

─Gracias a la manipulación mental de Daniel y a lo que vimos esta semana en Higiene Mental─ dijo Joanne─. A Oqui le dijeron que era muy pequeño, y a mí lo mismo.

─Se les olvidó mencionar lo plana que estás─ rió Daniel, ignorando el dedo medio que le dedicaba Joanne.

─Vete a la chingada, Dani.

─Bueno, entonces mejor que vayamos a reunirnos con los demás─ se encogió de hombros Mía, aún no muy convencida de que los chicos debieran estar ahí. Los demás asintieron y la siguieron hasta donde los chicos estaban reunidos, pensando que tal vez iba a ser divertido molestarlos un poco con su presencia.

─ ¡Ah, Mía, mira quienes llegaron!─ exclamó Syaoran, que estaba con Robert, Mei, Alice y Zack.

─ ¡No!─ gritó y corrió lejos de ahí al ver a Alice.

─Eso fue extraño─ suspiró Oqui, mirando a los mayores, que los miraban con curiosidad─. ¿Qué tanto miran?

─Eh… yo sólo me preguntaba cómo los dejaron pasar─ dijo Lili, deteniendo su mirada en Joanne y Oqui─. Si son tan pequeños…

─ ¡Repítelo y…!

─No veo a mi indecente hermana por ningún lado─ interrumpió Robert antes de que Joanne pudiera concretar su amenaza─. Bailando con Chirú y Andrei… muy mal.

─… ¿Andrei?

─Ah, eso me recuerda que debo buscarlo─ sonrió Lili, levantándose y perdiéndose entre la multitud.

─Y eso me recuerda que yo debo… ¡ir por algo de tomar, sí, eso!─ se excusó Zack, incómodo por la presencia de Dani, que no tardó ni un segundo en tomarlo de la muñeca, con una sonrisa divertida.

─Voy contigo, primo~

Y los dos se alejaron de ellos, Zack más obligado que por las buenas. Alice los siguió con la mirada y rodó después los ojos.

─Algo me dice que mi hermano no podrá caminar bien mañana─ comentó, poniéndose en pie─. Iré a hablar con Mía.

Los demás asintieron sin ponerle realmente atención, y Oqui llevó a Joanne a un lugar un poco más apartado de los oídos de los demás.

─Oye ¿no dijiste que tú tenías el permiso de Andrei?

─Y aquí lo tengo─ asintió Joanne, comprobando que el permiso aún seguía en su bolsillo.

─ ¿Pues qué rayos hace aquí entonces?

─ ¿Y yo qué sé? Se debió haber escapado, él y mamá son buenísimos saltando bardas, pregúntale a mi tío Estados Unidos si quieres.

─Te creo, te creo─ suspiró Oqui─. ¿Ahora qué hacemos?

─Pues vamos a tomar algo, bailamos un rato y nos regresamos─ se encogió de hombros Joanne─. De todas maneras no quiero darle a mi hermano la oportunidad de atraparme aquí. ¿Sabes lo molesto que es cuando hago cosas “no apropiadas para mí”?

─Regresemos con ellos entonces, ya veremos qué hacemos después─ se resignó Oqui, pero fue detenido por Joanne─. ¿Y ahora qué?

─Vayamos por las bebidas primero─ murmuró, arrastrándolo hasta la barra, y Oscar la miró extrañado. ¿Y ahora qué demonios le sucedía? Estaba rojísima, como uno de los tomates que tanto amaban sus padres.

─ ¿Y a ti qué te pica?─ suspiró, haciéndole señas a los demás de que después volvían.

─Que extraños son─ dijo Robert, mirándolos irse, y Syaoran y Mei asintieron al mismo tiempo

─Si, es muy extraña─ murmuró Mei, mirándolos de reojo

***

─ ¿Para qué viniste?─ preguntó Chirú, en una esquina del antro, hablando con Andrei.

Lo primero que había hecho Andy cuando lo vio sentado con Robert fue ir a saludarlos y decirle a Robert que se robaría un momento a su primo, levándoselo al lugar más apartado posible. Ahora sólo se dedicaban a observar a la gente del lugar bailar o hacer el ridículo de un modo u otro.

─A mí también me da gusto verte─ dijo ácidamente Andrei, y Chirú suspiró.

─ ¿Encontraste el permiso?

─No, me escapé, me salté la barda.

─Bueno, es una sorpresa encontrarte aquí─ asintió Chirú, que vio a alguien acercarse entre la multitud y resopló─. Y hablando de sorpresas… Ahí viene Lili.

─ ¿Lili?─ se sorprendió Andrei, y se giró para ver a la chica, que se acercaba a ellos con una sonrisa de oreja a oreja.

─ ¡Andy!─ exclamó abrazándolo, y Andrei la sostuvo por la cintura, sonriéndole─. Creí que no te vería hasta mañana.

Chirú se alejó de allí, rodando los ojos, resoplando cuando ya estuvo lejos de ellos. Como le fastidiaba cuando la gente se ponía en su plan del romance lelo, especialmente ellos dos, los encontraba de lo más vomitivamente cursis. Tan molesto iba que no se dio cuenta y chocó con alguien, derramándole la bebida.

─Disculpa, no te vi─ se excusó, y abrió mucho los ojos cuando vio a Joanne, soltando improperios ante la atenta mirada de Oqui, que bebía quien sabe qué cosa sin hacer algo en especial─. ¿Qué hacen aquí? No deberían estar en un lugar así a estas horas… Esperen ¿Andrei y Mía saben que están aquí?

─Mi hermana ya sabe─ suspiró Oqui─. Debe estar huyendo de Alice o grabando.

─Y Andrei no lo sabe ni debe saberlo, si le dices te saco la lengua─ le amenazó Joanne, exprimiéndose la blusa mojada.

─ ¡Ja! ¿Me estás amenazando a mí, fea?

─Ya dejen de pelear, ¡Che palle!─ ordenó Oqui, perdiendo la paciencia─. Joanne ¿todavía nos vamos a quedar aquí o ya nos vamos?

─Pues ya deberíamos irnos, mañana tenemos el ensayo. Y yo creo que Dani estará lo suficientemente ocupado con Zack como para ponernos atención, Oqui, así que nos vamos solos, supongo.

─Pobre Zack─ lo compadeció Chirú─. Me voy con ustedes, ya me harté de estar aquí…

Asintieron, y ya se estaban alejando de la multitud conglomerada en la pista de baile y en la barra cuando una mano los detuvo.

─ ¡Hey, un momento!─ exclamó Clarisse─. ¡Ya que estamos aquí deberíamos divertirnos!

─ ¿Divertirnos?─ masculló Chirú. La salida le estaba pareciendo de todo menos divertida, pero de todas maneras se dejó guiar junto a Oqui y Joanne por la chica, que iba farfullando quién sabe qué cosa sobre el yaoi.

Durante la cacería de Clarisse se les unieron Mía y Alice, que no parecían muy contentas de haber sido convocadas mientras hablaban sobre sabe Dios qué, también arrastraron con ellos a un Zack que parecía muy aliviado de haber sido salvado por ellos, y Dani que seguramente tramaba en su mente todo tipo de torturas físicas y psicológicas en venganza por su momento arruinado.

─Nos faltan Lili y Andrei─ se dio cuenta Mei cuando estuvieron todos reunidos y apretujados en las dos mesas pequeñas que habían cuidado celosamente toda la noche.

─Así está bien─ se apresuraron a decir Chirú y Joanne al mismo tiempo, sorprendidos por haber reaccionado igual.

─Como sea entonces─ rió Syaoran─ ¿Listos para jugar, daze?

─ ¿De qué trata el juego?─ preguntó Oqui, cada vez más ansioso por largarse de allí.

─Vamos a ir uno por uno a tratar de coquetearle a una persona al azar hasta que consiga un beso─ explicó Syaoran, tan emocionado como si estuviera hablando de un descubrimiento científico que acababa de hacer─. Si no tienen éxito tomarán un trago, y gana el que menos se haya bebido.

─ ¿Y qué ganamos?─ quiso saber Mía.

─Pues… es una buena pregunta─ asintió Syaoran, percatándose de ese pequeño fallo en su genial idea.

─El que gane podría pedirle cualquier cosa a cada uno de los que pierdan─ sugirió Alice─. Y los perdedores no se podrán negar.

─Yo no quiero, mi cartera está vacía gracias a ciertas personas─ se negó Oqui, y Dani y Joanne se hicieron los locos.

─Pero no necesariamente te pedirán dinero, daze~─ tarareó Syaoran con picardía.

─Uhm… hermano─ trató de hacerlo entrar en razón Mei, sin mucho éxito.

─Yo no quiero participar─ apoyó Robert pensando que con amigos tan indecentes mejor se hubiera quedado en Viena.

─Vamos, mí príncipe, no seas apretado─ insistió Clarisse, animada con la idea.

─Yo tampoco quiero participar─ dijo Zack, pero una mirada helada de Dani le hizo cambiar de opinión─. Ok, ok, Io haré…

─Bueno, si entran en el juego ya no se pueden salir, así que decídanse de una vez los que participarán─ pidió Syaoran, emocionándose con todo ese asunto de ser el que organizaba el juego.

─Jugaré porque juegas tú, hermano─ asintió Mei.

─Yo le entro─ asintió Clarisse, y Robert asintió, resignado.

─ Y yo─ se unió Zack, seguido por la confirmación de un muy sonriente Dani.

─Vale, yo también jugaré, supongo─ aceptó Mía, mirando de reojo a Alice, que también había confirmado su participación en el juego, junto a Chirú.

─Juego ─ levantó la mano Joanne─. Y Oqui también jugará.

─ ¡¿Qué?!

─ ¡Ya estamos entonces!─ exclamó Syaoran muy sonriente, sin dejarle tiempo a Oscar de protestar, y luego el asiático miró a un punto situado detrás de los demás─. ¡Ah, chicos! ¿Juegan, daze?

Joanne se dio la vuelta casi de inmediato y se encontró con la enfurecida e interrogante mirada de su hermano mayor, que acababa de llegar junto a Lili.

─ ¿Qué demonios haces aquí, Joanne?─ exigió saber, cruzando los brazos.

─Vine a divertirme un rato, no jodas más─ contestó ella, cambiando rápidamente de tema antes de que su hermano abriera la boca para discutir─. ¿Jugamos ya, entonces?

Syaoran les explicó rápidamente a Lili y Andrei de lo que se trataba el juego, y aceptaron. Andrei había aceptado porque su vena francesa, herencia de su abuelo paterno, le decía que debía coquetear con cualquier cosa hermosa que se moviera, y Lili aceptó porque no se quería quedar fuera del juego, aunque no estaba muy contenta con la idea de ver a su novio coquetear con gente frente a sus ojos.

─Por orden de nacimiento─ dijo Syaoran, disfrutando aún las delicias de dirigir─. Oqui, primero tú. A ese chico alto con peinado de puntas.

─ ¡P-pero es un chico!

─ ¡Vamos, tú puedes!─ lo animó Clarisse, encendiendo sus alarmas de Yaoi dentro de ella, y sacando el celular para grabar. Mía no lo hizo, debatiéndose entre el amor al yaoi y la extraña sensación que le producía ver a su hermano haciendo eso. Ya le pediría luego a Clarisse el video.



Dos horas después...

Mei, que era quien iba apuntando en unas servilletas las copas que se había bebido cada uno, y apuntó una más para Robert. Ya ni siquiera sabía si las estaba apuntando bien, mareada por las copas que se había tomado ella misma. Por suerte aún estaba lo suficientemente cuerda como para regresar a casa y arrastrar a su hermano con ella.

─Indecentesss─ masculló Robert, arrastrando las palabras, víctima del alcohol, y más feliz que nunca.

Andrei ya estaba tirado en una silla, semi inconsciente, y no porque hubiera fracasado en todos sus intentos, sino porque cada vez que alguien perdía insistía en tomarse una copa junto al vencido para darle “apoyo moral” hasta que los demás lo declararon incapacitado para seguir jugando.

─Mi principito va perdiendo─ suspiró Clarisse, medio alcoholizada también. Mía ya a esas alturas se estaba dejando abrazar por Alice, que no se había emborrachado del todo, pero que aprovechaba que Mía tuviera tanto alcohol en las venas para acariciar sus cabellos.

─Y-yo también─ se lamentó Lili por ser tan tímida en cuanto llegaba la hora conseguir el beso, apoyando su cabeza en la mesa.

Dani se aprovechó para llevarse, ahora sí, a un totalmente borracho Zack fuera del antro a un lugar que solamente él sabía, sin que nadie hiciera algo para impedirlo. En primera porque no se atrevían a llevarle la contraria cuando se trataba de “su zorra”, y en segunda, aunque hubieran tenido el valor, estaban tan apáticos por las bebidas que no tenían ganas de peleas ni de nada.

Chirú suspiró e intercambió una mirada con Joanne, que se encogió de hombros mientras trataba de bajarle la borrachera a Oqui con un vaso de agua.

─Maldito, ganaste─ susurró ella, con tres copas encima y la suficiente cordura como para estar consciente de todo

Resultaba que Chirú había logrado conseguir un beso de cada persona a la que se le acercaba, sorprendiendo a todos por la manera en que hipnotizaba a las chicas y a los chicos, con un estilo de seducción nada propio de un Chirú más bien reservado en esas cuestiones. Así que ahora él era el ganador del juego, y eso frustraba a los chicos.

─Ya deberíamos irnos─ dijo Mei, mirando su reloj, haciendo un esfuerzo por poner en pie a su hermano, que balbuceaba tonterías.─. Mañana debemos ir al ensayo a las nueve.

─Cada quien agarre a un ebrio─ dijo Clarisse, arrastrando a su principito con ella. Lili se levantó de la mesa aún mareada y despertó a Andrei, que gruñó y se levantó, siseando tonterías del tipo: “¿Y mis cincuenta mil pesos qué?”

─Yo me llevo a Mía, nos vemos mañana─ sonrió Alice, pasando el brazo de Mía sobre su hombro, saliendo del antro. Al parecer ya hasta se le había olvidado que su hermano muy probablemente estaba siendo torturado en algún lugar por Dani. Y Mía estaba tan ebria que también había olvidado que su hermano había estado allí.

Clarisse y Mei también se llevaron arrastrando a sus hermanos, y se despidieron con una sonrisa de ellos. Chirú les dijo a las dos que se verían al día siguiente y Joanne asintió, evitando la mirada de Mei, mirando al suelo.

─Me llevo a Andrei también─ bostezó Lili─. ¿Y si nos vamos los cinco en un taxi?

─ ¿Si cabremos?─ preguntó Oqui, dormitando en su brazo apoyado en la mesa.

─Todo cabe sabiéndolo acomodar─ asintió Chirú, bostezando también, pensando solamente en llegar a su cuarto y dormir. Lili arrastró a Andrei afuera, diciéndoles que los esperaba afuera porque le urgía tomar aire fresco.

─Ya te vi─ se burló Chirú, recogiendo sus cosas de la mesa.

─ ¿De qué hablas?─ espetó Joanne, despertando a Oqui, ayudándolo a mantenerse en pie.

─Te gusta Mei, es obvio.

Joanne arqueó la ceja y se acercó a él, susurrándole en el oído.

─Te das tus acostones con mi hermano, es obvio. Ahí te la dejo para que la pienses.

Chirú se puso rojo y siguió a Joanne y a un tambaleante Oqui, afuera, donde tomaron el taxi y se apretujaron para irse, dejando a los borrachos dormir mientras duraba el viaje.

Cuando llegaron a la escuela entraron mostrándole los permisos al guardia, que los miraba con desconfianza y quiso retener a Andrei, hasta que su hermana sacó su permiso y se lo mostró.

─ ¡Tú lo tuviste todo el tiempo!─ la acusó Lili, frunciendo el ceño, ya que estuvieron lejos del guardia.

─ Sí ¿y?─ le soltó cínicamente Joanne

─Que cabrona─ murmuró Chirú, pensando en eso y en lo que le había dicho en el antro sobre él y Andrei.

Bueno, era evidente que ella lo sabía y que no ganaba nada negándoselo, pero tenía que ser cuidadoso si no quería que lo anduviera contando por ahí. Tendría que usar su derecho a pedirle lo que él quisiera para obtener su silencio, se dijo a sí mismo cuando se despidió de ellos, sin saber exactamente cómo se las arreglarían Joanne y Lili para llevar a los dos ebrios a sus respectivos cuartos.

Y si los padres de todos supieran que usaban el permiso para ponerse ebrios y en el caso de Dani y Zack para hacer cosas indebidas… ¿Se los firmarían igual?
Gaby
Gaby

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Reino Unido el Lun Jun 21, 2010 2:05 am

No maa xDDD
Chiru galatee, quiero un besito tuyo~
Waaa se violan a Zack!! huye bebe, huye!! ... aah
Yo si le firmo el permiso -w-
Siguele Otoha!! esta muy padre!!
Reino Unido
Reino Unido

Mensajes : 79
Fecha de inscripción : 03/04/2010
Edad : 23
Localización : In London!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Chile~ el Lun Jun 21, 2010 1:26 pm

Chirú~ Es tan cool! Ainxxx es que ¡Te la montaste! Ese detallito seductor nada heredado de sus padres jojojojo *mirada complice*

Hmmm weno, Chile no tendría moral para negarse a las borracheras de su hijo xD!!! Asi que permiso concedido (?)

WENO!! ya sabi como me gusta tu fic, naa que kitarle ni alegar lokooo!!! así que siguele así, ahi queo!!! que Ando de pasada

POR QUE LE GANAMOS A SUIZA *mega happy* xaito 8D
Chile~
Chile~

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 29

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Perú el Lun Jun 21, 2010 1:52 pm

asdfasdfasdf~~!! x3 mami esta orgullosa! (?) su hijo salio la cosita mas sexosa del mundo ;D (??)

):< salidas?! que clase de salidas, mamá no sabe nada de eso! D: exijo una explicación! *mira a Chile* ¬¬
uwu awww~~ me enamore de Syaron ;A; es taaan kyuh~~ lindo! quiero que me toque los casi-nada de pecho que tengo! (?)
continualo~~~ *3*...PERO YA! D:<
Perú
Perú

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 04/04/2010
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  México el Mar Jul 06, 2010 1:06 am

Spoiler:
Cuestión de gustos

¿Qué se siente despertar al lado de una chica que toda la vida te ha estado acosando? Te ríes de esta pregunta tan estúpida, porque sabes que es imposible que eso pase, pero… ¿te reirías de igual forma cuando te das cuenta de que lo que creías imposible es posible? Definitivamente no, fue lo que pensó Mía cuando despertó en la habitación que compartía con Alice, pero no exactamente en su cama.

─Maldición─ gimoteó levantándose, comprobando que tenía puesta una pijama, una pijama con la que de ninguna manera pudo haber ido al antro la noche pasada. Ok, eso era vergonzoso, Alice seguramente la había visto en ropa interior, porque nadie más que ella pudo haberla cambiado.

Miró el despertador y se dio cuenta de que ya eran veinte para las nueve, así que se paseó hasta su clóset, buscando la ropa que usaría para los ensayos. Maldijo tener tan mala suerte como para terminar en esa optativa, que era la única que no requería la presencia de los estudiantes hasta el sábado, pero… ¡Los sábados eran sagrados! Eran día de despertarse temprano, flojear todo el día…

─Hey, ya te levantaste, ¿no, borracha?─ le llegó la voz de Alice a los oídos, y giró la cabeza tan rápido que le dolió, víctima de la cruda que le había dejado todo ese alcohol

─Uhm… sí, eso es obvio─ asintió, volviendo la atención a lo que se pondría ese día.

─Ahora ya veremos qué es lo que quiere Chirú que hagamos, maldición─ suspiró Alice, levantándose también dirigiéndose a su ropa sin desempacar, porque consideraba una estupidez hacerlo cuando de todas maneras no estaban decididos los compañeros de cuarto hasta ese día en la tarde. Mía ignoró el misterioso sonido que hacían los exageradamente desarrollados pechos de Alice y se concentró en lo que decía y en untar correctamente su pan con la mermelada de fresa.

─ ¿Chirú ganó, entonces? Eso es bueno, creí que ganaría Dani, y no quiero saber lo que él nos pediría.

─Nah, él se fue a hacerse uno con mi hermano─ sonrió Alice con malicia, pero enseguida cambió esa expresión por una más seria─. Oye, sobre lo que pasó en el antro…

─Ya es tardísimo─ esquivó la pregunta Mía, lavándose la cara rápidamente, lamentando no tener tiempo para darse una ducha, llevándose el pan para írselo comiendo, junto a su cepillo de dientes para quitarse el mal aliento que seguramente le había dejado el alcohol─. Nos vemos en el ensayo.

Y salió como si la estuvieran persiguiendo, dejando a Alice en la habitación sin siquiera esperar a ver su reacción, sumiéndose en sus pensamientos mientras se dirigía al Auditorio a su primera clase de Teatro.
¿Por qué Alice tenía que confundirla tanto? El amor entre los chicos estaba muy bien, ella amaba el yaoi, pero no podía aceptar el yuri, y si jamás lo aceptaría en la ficción, mucho menos iba a ponerlo en práctica en su vida. ¡Jamás de los jamases, y que Alice se fuera enterando de eso! ¡Ella sólo amaba el yaoi! ¡Nada más!

“Ti amo, Alice”

“I love you too, Mía”


Meneó la cabeza sacándose esas palabras que se habían dicho. No podían ser reales, eran producto de la confusión de la fiesta y el alcohol… ¿o no?

*Flash Back*

Mía estaba escondida entre la multitud que bailaba, rogando con todas sus fuerzas que Alice no diera con ella, no estaba del mejor humor para hablar con su amiga desde el beso que le había robado en el Bazar, y seguramente querría hablar con ella sobre eso.

─ ¿Por qué me acosa?─ se preguntó, sintiéndose un poco más segura entre toda esa gente.

─Porque eres acosable.

Mía casi sufre un infarto al escuchar la voz de Alice y girarse para darse cuenta de que sí que era ella.

─ ¡N-no me espantes así!─ farfulló, mirándola.

─Oye, debemos hablar─ dijo Alice, tomándola de la muñeca y llevándola al baño. Mía se dejó guiar, porque por mucho que hubiera intentado zafarse de su agarre, Alice había heredado de su padre una fuerza increíble─. Sobre lo que pasó en el Bazar.

Mía la miró, recargada en la pared del baño. Por eso mismo había querido huir lo más pronto posible, porque ya sabía que a ese tema llegarían, y eso le hacía sentir un poco incómoda. ¿Un poco? ¡Totalmente incómoda!

─Uhm, ¿para qué quieres hablar de un tema así?─ quiso saber Mía, retorciéndose un mechón de cabello. En ese momento hubiera dado cualquier cosa porque la tierra la abdujera.

─Porque ese tipo de cosas se hablan─ suspiró Alice, arqueando una ceja─. Ya no pienso quedarme todo el tiempo callada.

─ ¿Qué quieres decir?

─I love you so much, Mía─ soltó Alice─ and… I’m not kidding

Para Mía fue como si en ese momento se hubiera colapsado todo lo que hasta ese momento había dado por hecho. Odiaba que Alice la confundiera. Odiaba que hiciera que pensara en ella cuando su mente estaba desprevenida, dándole vueltas a lo que era correcto y a lo que no lo era. Odiaba que le hiciera pensar en lo qué dirían sus padres si ella iniciara una relación con la rubia, o cómo se lo tomaría Oqui, pero odiaba más darse cuenta que eso realmente no le importaba mucho. Y atraparse pensando en esas cosas tan vergonzosas.

─Uhm… Alice…

─No hace falta que digas algo ¿para qué?─ sonrió Alice─. Pero aunque no te guste tu me sigues gustando, tenlo presente.

─Espera, ni siquiera me has dejado decir nada…

─Bueno, pues entonces dilo.

─Es que yo no estoy segura de lo que siento por ti, me… confundes. Me pones de nervios.

Alice sonrió, acercándose más a ella mientras Mía daba un paso hacia atrás, nerviosa, quedando recargada en el lavadero.

─Eso es un avance. Malo sería que no te causara nada, supongo─ sonrió, juntando su frente con la de su amiga. Mía se limitó a mirarla fijamente, con los labios temblándole, pensando que eso que hacía Alice era invasión de su intimidad.

Jadeó al notar como Alice enredaba su dedo en un mechón de cabello, sin apartar su mirada de la de ella. Sus alientos se rozaban ya estaban a poco de besarse, a tan poco…

*Fin del Flash back*


Mía suspiró y entró al Auditorio aún con el recuerdo de los labios de Alice sobre los suyos y el sabor dulce de su boca. Maldición, tenía que haber llegado Clarisse invitándolas a jugar, impidiéndoles seguir con otro beso.

***

Por una situación similar pasaba el pobre Zack, que salía a toda velocidad del cuarto de Dani, o al menos tan rápido como le permitía el dolor en su trasero. No había que ser un genio para darse cuenta de lo que había pasado, y tampoco era una sorpresa, ya se esperaba que algo así pasara después de toda esa confusión en el antro con las bebidas alcohólicas y el jueguecito ese.

El problema era que no sabía si le repugnaba lo que había pasado o…

─Maldición, soy un masoquista─ se regañó, metiendo la mano a sus bolsillos.

Le iba alegrar mucho cuando tuviera un compañero fijo de habitación y Dani no tuviera excusas para arrastrarlo a su cuarto. Aunque pensándolo bien ¿en serio iba a ser tan estúpido como para pensar que Daniel iba a dejarlo de molestar por eso?

Entró al auditorio, esperando que la clase no fuera una mierda, y que a Dani no se le ocurriera llegar.

─Ah, Zack, hola─ lo saludó Robert cuando lo vio entrar. Chirú, Syaoran y Andrei le hicieron un gesto de saludo, junto a Mei, Lili y Clarisse que ya habían llegado y estaban conversando entre ellas.

─Hola, ¿no ha llegado la maestra?

─No, aún no es hora, de todos modos─ se encogió de hombros Andrei, con cara de estar pasando una de las peores crudas de su vida─ Hey, primo… ¿por qué caminas como pato?

Zack fue salvado de contestar esa vergonzosa pregunta de su indiscreto y chismoso primo gracias a la oportuna llegada de Mía, que venía muy agitada.

─ ¡Ah, hola!─ saludó casi gritándoles, lo que hizo que todos la mirara raro.

─ ¡No grites! ¡Me duele la cabeza!─ protestó Andrei.

─Eso pasa porque fuiste el que más tomó, borracho─ le acusó Chirú, mirando a la nada─. Por cierto, yo gané, así que ya veré que es lo que les voy a pedir, que no se les olvide.

─Con que no sea alguna indecencia por mí no habrá ningún problema─ se encogió de hombros Robert.

Poco a poco fueron llegando el resto de los chicos, que resultaron ser los únicos que se habían quedado en esa clase. Alice se sentó junto a su hermano en las butacas del auditorio al ver que Mía la evitaba, y a Zack le asustó ver a Dani muy dispuesto a sentarse a un lado de él cuando llegó… y se asustó más cuando vio a Andrei tomar el lugar.

─ ¿Me puedo sentar aquí, verdad primo?─ preguntó Andrei, sin siquiera esperar respuesta para sentarse junto a los demás chicos.

─Eh…─ trató de decir Zack, oliendo el peligro. No se equivocaba, porque Dani ya se había dado cuenta de la usurpación y ya iba derechito hacia Andrei, con un claro dejo asesino en los ojos.

Lo siguiente que supo fue que Joanne estaba de frente a Dani, fulminándolo con la mirada mientras levantaba a su hermano de ahí.

─Quita, pendejo, Oqui y yo queremos sentarnos aquí─ le dijo a su hermano, levantándolo de ahí.

─Creí que íbamos a sentarnos en… ah, sí, queremos sentarnos aquí─ asintió Oqui frunciendo el ceño al sentir un pisotón de su mandona amiga.

─Eres una mandona─ bufó Andrei, yéndose a sentar a otro lado junto a Syaoran, que le cedió el lugar a Oqui con una sonrisa. El chico sólo frunció el ceño bajando la mirada y se sentó.

Zack miró con aprensión el intercambio de miradas asesinas de Joanne y Dani, y este último tomó asiento al lado de Oqui con cara malhumorada. Estaba seguro de que Dani no iba a dejar las cosas así y que de algún modo se iba a vengar de los hermanos. Joanne giró la cara para mirarlo y rodó los ojos, regalándole una sonrisa tranquilizadora después.

Esperaba que no se metiera en muchos problemas luego. Y Dani esperaba encontrarse a Joanne a solas para torturarle psicológicamente un poco y lo mismo con Andrei para darle su merecido. Sería divertido.

***

Después de la clase, los chicos se dispersaron esperando a descansar un poco después de que los obligaran a asistir a ese estúpido ensayo estando crudos, ya las chicas se quedaron otro rato a conversar antes de regresar a descansar y hacer sus tareas de fin de semana.

─Entonces ya está, montaremos Romeo y Julieta ¿No?─ miró Clarisse el libreto.

─Habrá que repartirse los personajes─ suspiró Mei─. Mañana deberíamos checarlos para ver a quien le queda mejor qué personaje.

─Sería maravilloso ser Julieta─ suspiró Lili, fantaseando con ella como Julieta y Andrei su Romeo

─Todas las chicas quieren ser siempre Julieta ¿no?─ comentó Joanne─. No entiendo cuál es su urgencia por morir por un pendejo al que acaban de conocer hace nada…

─Es la magia del amor, pequeña Joanne─ se rió Clarisse, dándole palmaditas en la cabeza.

─Deja eso, no soy un perro o algo así…

─Deberíamos irnos ya todas a descansar, estoy muerta de sueño─ bostezó Mía.

─Oigan, mañana cuelgan la lista de las habitaciones ¿no?─preguntó Alice─. Me pregunto qué clase de compañeros nos tocarán.

─Bah, ¿no recuerdan qué pasó el año pasado?─ soltó Clarisse, restándole importancia y echando a andar por el pasillo.

─Yo no sé qué pasó el año pasado porque acabo de llegar─ observó Joanne, enarcando una ceja.

─Nuestros padres movieron sus influencias para que nos quedáramos todos juntos─ le contestó Lili─. Por ejemplo, Mei y Syaoran se quedaron en una habitación para ellos, supongo que este año será lo mismo.

Lili y Clarisse se marcharon diciendo que irían a dar una vuelta al Bazar, pues no se sentían tan mal como los chicos que se habían embriagado

─No sabía que se podían quedar dos personas de sexos opuestos en una habitación─ murmuró Joanne, mirando a Mei─. Entonces este año vuelves a quedarte con Syaoran ¿no?

─Supongo─ asintió Mei─. Uhm… Joanne, ¿me acompañas por un helado? Tengo antojo de uno.
Joanne asintió mirándola sorprendida y las dos chicas se alejaron caminando titubeantes, como si quisieran tomarse las manos.

─Esa es una faceta que nunca había visto en mi sobrina─ comentó Mía, sonriendo mientras veían cómo se alejaban.

─La gente cambia cuando se enamora ¿no?─ repuso Alice, sonriéndole─. ¿Qué dices? ¿Vamos también por un helado?

Mía la miró fijamente, sin poder creer la naturalidad con la que volvían a hablarse después de lo ocurrido. Se sentía a gusto mientras caminaban juntas hacia afuera del instituto, y aunque era diferente, también le agradaba sentir sus dedos entrelazados con los de Alice. Tal vez estaba mal pero…

Era cuestión de gustos ¿no?


Asdf, perdón por la tardanza, no tengo excusa, me hice pato mucho tiempo ;3;U Como sea, aquí les dejo ya el cap ridículamente corto a comparación de los otros e.eU Y uhm, espero que no me maten por escribir fail y otra cosa: los chibis nuevos serán mencionados en el otro cap, y probablemente aparecerá uno de ellos (?)

Ciao~
México
México

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Edad : 26
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Cd. Juarez el Miér Jul 07, 2010 11:59 am

Alice y Mia son tan monas *3*
No te apures abuela, cortito pero soy feliz.
Estoy tan orgulloza de Daniel, sigue asi hijo!
Joanne y Andrei estan en peligro y asdf!!
Mei y Joanne a kilometros se ven que se gustan
Cd. Juarez
Cd. Juarez

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 22/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  México el Jue Sep 02, 2010 6:47 pm

o3o Primera parte de Syaoran in Dazeland (?)

Spoiler:
Syaoran in Dazeland Parte I


Syaoran estaba sentado bajo un árbol junto a su hermana, Mei, que leía un libro sin dibujitos ni nada, lo que le parecía muy aburrido. Mei había terminado ya sus tareas de fin de semana, sin embargo Syaoran aún no tenía ánimos de hacerlas, y ya era domingo. Aburrido, Syaoran lanzó un bostezo, decidido a dormir.

─Deberías hacer tu tarea─ suspiró Mei, mirando de reojo a su hermano, que perdía el tiempo y ya comenzaba a dormitar.

─Sólo un rato, da ze~─ refunfuñó Syaoran, acurrucándose en el pasto, pensando lo bonito que sería un mundo donde no tuviera tareas que hacer, y que todo fuera completamente disparatado.

Pero no le duró mucho el gusto porque un golpe en su rostro lo despertó bruscamente. Enfurruñado, se levantó sobresaltado buscando al culpable, y vaya que lo encontró; rebotando y mirándolo con sus ojos azules detrás de las gafas de montura café.

─ ¡Ah! ¡Un mochi viviente! ¿Lo ves, Mei?

Pero parecía que su hermana estaba más concentrada en terminar de leer su libro que en lo que tuviera que decir Syaoran, así que el chico se encogió de hombros y siguió al mochi que extrañamente se parecía a Estados Unidos. El pequeño mochi se fue botando lejos de las manos de Syaoran, que se esforzaba por atraparlo.

─ ¡Oye, espera! ¡Sólo quiero…! ¡AHHHHH!

Tan inesperadamente como la aparición del mochi viviente fue su caída en una especie de agujero en el suelo salido de quién sabe dónde, junto al sonriente mochi. El pobre Syaoran apretó fuertemente los párpados, esperando caer en seguida en el fondo de ese agujero, pero se llevó terrible chasco cuando notó que seguía cayendo. La caída se estaba prolongando tanto que comenzó a apanicarse, pensando en las altísimas posibilidades de hacerse mierda en el fondo. El mochi seguía cayendo con él, y en un ataque de histeria, Syaoran lo tomó entre sus manos para no sentirse tan solo en la caída.



Dos horas después, Syaoran estaba tan aburrido de caer que sacó su PSP y se dedicó a jugar con ella.

─Me aburro, da ze─ le dijo al mochi como si esperara una respuesta de él.
De pronto vio más cercano el suelo, cerró los ojos y guardó la PSP, seguro de que ahora sí iba a hacerse mierda… cosa que nunca pasó, porque por alguna razón apareció una especie de juego inflable que logró salvarlo a él y al mochi. Para su sorpresa también sus ropas habían cambiado: ahora llevaba medias blancas, zapatos negros escolares, un vestido azul hasta las rodillas y ampón con una especie de delantal blanco.

─ ¿Y esta ropa? Oh bueno, ya qué. Eso… fue muy peligroso… y divertido─ rió Syaoran, pero tuvo que parar de reír al escuchar una voz asustada que hablaba para sí misma.

─Es tarde, tardísimo ¡Dios! Van a enfadarse conmigo, y una de dos: o me mandan matar o me violan ¡O las dos! ¡No quiero ser violado y morir! ¡O morir y ser violado!
Syaoran buscó con la mirada a la persona que estaba haciendo tan exageradas divagaciones mentales, y dio con la criatura: Era un niño mucho más pequeño que él y moreno; llevaba unos lentes, unas orejas blancas como la camisa y la cola blanca que sobresalía de su pantalón, y un saco rojo que hacía juego con el pantalón, rematado por el moño negro atado en el cuello de la camisa, además de un reloj digital que consultaba obsesivamente.

─ Es tarde, tardísimo, y… ¡E-eck!─ exclamó el niño sorprendido al ver a Syaoran─. ¡Ya mandaron al violador asesino!

─ ¿Eh? ¡No espera, yo sólo quiero saber dónde…!─ empezó a decir el asiático, pero no fue escuchado por el “conejo blanco” que escapó de allí a través de una puerta muy pequeña─. Que paranoico, da ze… Se parecía al hermanito de Andrei y Joanne, ahora que lo pienso.

Decidió que seguiría a Gaby a través de la puerta para jugarle alguna broma o prenderle fuego, e intentó pasar por la puerta, pero era demasiado pequeña para que él entrara.

─ Rayos ¿y ahora qué?

─Tienes que hacerte pequeño, bruto.

─ ¡Wah! ¿Quién habló?─ preguntó Syaoran asustado, mirando al mochi con sospecha.

─Fui yo─ habló la exasperada voz que definitivamente no era el mochi─. Mira la puerta, idiota.

Así lo hizo Syaoran, y se llevó una gran sorpresa al ver un retrato de cuerpo completo de Henrik en la puerta de madera.
─ ¡Qué loco!─ exclamó Syaoran, temblando ante la gélida mirada de Henrik─. ¿Pero cómo me hago pequeño?

─En la mesa ese mochi dice “Cómeme”─ suspiró Henrik, comenzando a molestarse─. Sólo hazlo y ya.

─Oh, pero… ese mochi es mi amigo y…

─ ¡Que lo hagas!

─ ¡Ok, ok! Ya voy…

Syaoran caminó hasta la mesa donde el pequeño mochi estaba mirándolo con ojos tiernos y un letrero que, efectivamente, decía “Cómeme”.

─Lo siento… nunca olvidaré tu sacrificio─ murmuró en tono dramático y se zampó al mochi de un solo bocado. El efecto fue inmediato; de pronto ya estaba tan pequeño que podría pasar sin problemas por la puerta.

─Ahora abre la puerta con la llave─ indicó Henrik.

─ ¿Cuál llave?

─La que estaba en la mesa─ espetó Henrik fulminándolo con la mirada─. ¿No la tomaste, pedazo de imbécil?

─Pero ahora está muy alto─ suspiró Syaoran mirando que tan alta era ahora la mesa─. No alcanzo, da ze.

─Dios, estoy rodeado de inútiles─ murmuró Henrik─. Mira esa botellita que está en el suelo, tómatela para crecer.

Syaoran vio que, efectivamente, había una botella diminuta de cristal en el suelo, y tomó su contenido, que sabía delicioso. La poción igualmente funcionó y comenzó a estirarse hasta que pudo tomar la llave, pero ahora creció tanto que su cabeza chocó contra el techo.

─Y ahora… ¡Ahora ya no puedo ir a quemar al conejo blanco!─ se quejó Syaoran, sollozando.

─ ¡Ah! ¡Sabía que ibas a hacerme daño!─ dijo una voz a sus pies, y se encontró de nuevo con Gaby, que huía una vez más para salvarse de las gigantescas lágrimas de Syaoran, dejando algo atrás. El chico tomó el objeto, que resultó ser un pequeño abanico, sin dejar de llorar.

─ Bueno, al menos dejó esto, vaya que si hace calor─ trató de consolarse, y Henrik bufó al ver como el lugar se inundaba con las lágrimas.

Syaoran comenzó agitó el abanico frente a su cara, y se dio cuenta que poco a poco iba encogiéndose. ¡Qué bueno! ¡Ahora si podría pasar! Dejó de abanicarse cuando se dio cuenta que estaba encogiendo demasiado, pataleando para evitar ahogarse en sus propias lágrimas.

─ ¡Puaj! ¡Salado!─ se quejó nadando hasta la mirilla de la puerta atravesándola a nado, no sin antes escuchar a Henrik decir algo parecido a “Estúpido”.

Syaoran nadó y nadó, recordando sus clases de natación con Corea, porque, naturalmente, nadar había originado en Corea. Siguió y siguió, ya bastante cansado, hasta que por fin pudo llegar a la orilla.

─Casi muero ahí─ murmuró aliviado, besando la arena de azúcar que había allí─. ¿Eh? ¿Arena de azúcar?

Se incorporó secándose lo mejor que pudo las ropas y caminó por la extraña playa, donde todo era dulce: desde la arena hasta los troncos de las palmeras. Miró maravillado su alrededor, decidido a quedarse un buen rato para comer todo lo que pudiera, y quedó aún más complacido al ver una cabaña cerca. ¡Aparte de tener una fuente de comida inagotable tenía donde descansar!

Corrió hacia la cabaña muy emocionado, pensando en todas las posibilidades que le ofrecía el descubrimiento de la cabaña. Ilusiones que se desvanecieron cuando escuchó unos sonidos muy parecidos a los que hacía un ratón mientras roía galletas.

─ ¿Eh?─ murmuró rodeando la cabaña, y encontró a dos mellizos comiéndose la cabaña, la chica con un trozo de ventana y el chico con un trozo de techo─. ¡Los atrapé, da ze!

Los chicos dejaron caer el dulce asustados, mirando a Syaoran.

─ ¡Maldición, es la vieja bruja!─ se quejó la chica y se puso en guardia─. Pero mi awesome ser te obligará a besarnos los pies, bruja, kesesesese.

─ ¿Clarisse? ¿Robert?─ inquirió Syaoran─. ¿Qué hacen aquí?

─Hacemos de Hansel y Gretel─ explicó Robert─. Son unos de los pocos personajes de los cuentos de hadas que no son indecentes.

─Aunque mi principito hubiera preferido un personaje más de la alta─ se burló Clarisse.

─ ¿Dónde estamos?─ les preguntó Syaoran.

─En la casa del Conejo Blanco─ contestó Robert, volviendo a comer el trozo de techo que soltó─. Siempre va por ahí corriendo diciendo cosas de que llega tarde y lo van a matar o a violar, así que aprovechamos.

─Pero hay que tener cuidado con la bruja, que a veces viene a buscar niños para comérselos─ dijo Clarisse lamiendo la ventana─. Una vez intentó comerse a mi principito, pero confundía el dedo de Rob con un hueso de Gilbird. Que idiota.

─ ¿Y cómo salgo de aquí? No he terminado mi tarea.

─ ¿Tarea? ¡Tarea!─ de pronto Clarisse parecía furiosa─. ¡Aquí no queremos oír hablar de tarea!

Seguido de esa regañina, Clarisse se sentó en el suelo junto a Robert y siguieron comiéndose la cabaña. Syaoran suspiró extrañado y rodeó de nuevo la casa para inspeccionarla.

Entró sin siquiera tocar la puerta y recorrió con curiosidad el vestíbulo, la sala y el comedor. Gaby todo lo tenía muy limpio, pensaba en el momento en que apareció otra vez el Mochi-Alfred

─ ¡Mochi-sama!─ exclamó emocionado─. ¡Reviviste más rápido que Jebús!

El mochi rebotó en la mesa y de un brinco bajó al suelo, donde se fue rebotando hasta las escaleras, las cuales subió de la misma forma.

─ ¡Ah, espera, da ze!─ pidió Syaoran siguiéndolo, subiendo las escaleras. Al fin logró alcanzar al mochi, y por pura curiosidad se lo comió una vez más.

Lo siguiente que ocurrió fue que creció por segunda vez en ese mundo, tanto que la cabeza le salió por el techo y los brazos y piernas por las ventanas.

─ ¡Dios mío!─ exclamó Robert que lo miraba junto a Clarisse desde afuera─. ¡Mira lo que has hecho, kono obaka-san!

Justo al Conejo Blanco se le ocurrió pasar para ver la destrucción de su casa.

─ ¡Oh por dios, sabía que ibas detrás de mí!─ lo acusó Gaby echándose a llorar.

─ ¿Y ahora cómo lo sacamos?─ preguntó Robert, haciendo caso omiso del llanto de Gaby.

─ ¡Prendamos fuego a la casa! Kesesesese─ propuso Clarisse riéndose entre dientes mientras jugueteaba con un encendedor, y, por primera vez en su vida, a Syaoran no le hizo gracia que hablaran de quemar cosas.

─ ¡Vamos a morir todos quemados!─ gritó Gaby totalmente histérico, y tuvo que recibir una zarandeada de Clarisse para entrar en razón.

─Lancémosle estos panecillos mágicos─ propuso Robert, sacando algunos de una bolsa. Cada uno tomó uno y se los arrojó a Syaoran con fuerza.

─ ¡Ay! Están tirando a matar da ze!─ los acusó Syaoran, y justo en ese momento un panecillo acertó en su boca, haciendo que casi se atragantara.

─ ¡Ja! ¿Tengo o no buena puntería?─ les presumió Clarisse.

Syaoran había perdido la cuenta de cuantas veces había encogido, pero lo hizo una vez más. Aturdido por tantas cosas bizarras que le habían sucedido en un solo rato, huyó de ahí, escuchando los ecos de las voces de Clarisse y Robert discutiendo sobre si debían quemar el resto de la casa o comérsela, y Gaby gimoteando algo acerca de llegar tarde.

Siguió corriendo para alejarse de esa extraña playa cuando llegó a un bosque, curiosamente no muy lejano a la costa.

─Nunca había visto un bosque cerca del mar, da ze─ murmuró mirando los altos árboles de coníferas, sacudiéndose el vestido.

Caminó por ese bosque, deseando volver a tener su mismo tamaño y no ser tan pequeño como un insecto, de esa manera no se sentiría tan perdido en la inmensidad del bosque, incluso las flores eran más altas que él. Tenía que encontrar un camino o la salida, o ultimadamente, otra casita de dulce, se dijo cuando vio una especie de haz de luz atravesando en un claro del bosque. Claro que se llevó un chasco al ver que no era nada de eso, sino una especie de urna de cristal en el bosque con alguien adentro.

─ ¿Quién se habrá muerto?─ se preguntó acercándose─. Me recuerda a un cuento…

En el interior de la urna había un chico moreno de cabellos castaños y ojos cerrados, que parecía muerto. Le pareció curioso que con todo y su traje de princesa llevara lentes de aviador.

─Creí que Blancanieves era… blanca─ murmuró Syaoran, contrariado, comenzando a abrir la urna de cristal.

─Sigue haciéndolo y te mueres, wn─ dijo el chico “muerto”

─ ¡Ahhhh!─ gritó Syaoran asustado─. ¿No estabas muerto?

─ ¿Muerto?─ murmuró el chico incorporándose, mirándolo con una ceja arqueada─. Claro que no, solo espero al príncipe.

─ ¿Por qué?─ quiso saber el asiático.

─Porque soy la princesa, se supone que así va la historia.
─Pero Blancanieves era blanca, Chirú

─ ¡Soy Chirúnieves, no Blancanieves!─ espetó Chirú─ ¿Y tú quién eres que sabes mi verdadero nombre?

─No lo recuerdo─ se encogió de hombros─. He cambiado tantas veces que ya no sé quién soy.

─Ese es un problema─ asintió Chirú, quedándose quieto en el momento en que se escuchó un galope─. Ahora si me disculpas…

Chirú cogió de nuevo la tapa de su urna de cristal y la puso en orden, volviendo a su posición de “chica muerta” ante la atónita mirada de Syaoran.

─Eso fue extraño.

Syaoran miró hacia donde se escuchaban los sonidos de los cascos del caballo, y vio a un chico bajar del animal, con ropas elegantes y que tenía un aire ligeramente familiar.

─ ¿Andrei?

─El príncipe para ti, que me ha costado─ rió Andrei, acomodándose los lentes─. ¿Cómo me conoces?

─Pues… ¿porque vivimos en el mismo mundo, tal vez?

─No te recuerdo ¿quién eres?

─No sé… ¡No sé quién soy, da ze!─ se desesperó Syaoran jalando de su cabello.

─Yo tampoco sé quién eres─ dijo Andrei recalcando lo evidente.

─Creo que eso ya estaba claro─ susurró Chirú rodando los ojos, volviendo a su pose antes de que Andy lo viera.

─Bueno, me llevo a la difunta, porque me enamoré de ella blablabla─ dijo Andrei caminando a la urna─. ¡Ay, wey! ¡Pero si es un chico!

─De hecho─ asintió frenéticamente Syaoran.

─Oh, bueno─ le restó importancia─. Me gusta más su color de piel que el de la paliducha de cabello negro como el ébano y labios rojos como la sangre.

─Pues… según la historia tienes que darle un beso─ señaló Syaoran, comenzando a interesarse por la extraña escena.

─ Ah, ¿Un beso? ¿En serio?

─ ¡Que sí wn, sólo hazlo y ya!─ espetó Chirú, desesperándose y saliendo de la urna de cristal.

─ ¡Virgen, pero si está despierto!─ se sorprendió Andrei. Chirú resopló.

─Adiós beso─ murmuró enojado Chirú, mirándolos con evidente rabia─. ¿Creen que es así de sencillo tragarse una manzana envenenada y hacer creer a unos enanos que estoy muerto y por eso no puedo pagarles el hospedaje?

─Suena muy triste eso─ le dio el pésame Syaoran.

─Hey, pero si aún te puedo dar el beso─ intervino Andrei con una sonrisa cínica. Chirú frunció el ceño y se sonrojó.

─Oh…. Creo que mejor me voy─ suspiró Syaoran, sintiendo que interrumpía en algo importante, algo shockeado por esa extraña relación entre los primos. Chirú y Andrei estaban tan ocupados en su asunto del beso que pasó alarmantemente a un asunto más… “censurado”… que ni siquiera notaron la ausencia del chico.

Syaoran continuó su camino por el bosque, mirando a su alrededor toda clase de animales extraños que iban volando, además de tener que evitar a un sujeto muy raro que se hacía llamar Massiosare y lo acosaba diciendo que iba a profanar con su planta su suelo, y otro sujeto que se hacía llamar Maldito y prometía cosas que no pudo comprender del todo.

─ ¿De dónde habrán salido esos?─ se preguntó arqueando una ceja─. Creo que tenía una tarea que hacer y no La recuerdo… ¿Pero dónde está la salida?

Miró hacía arriba algo hastiado de estar perdido cuando vio una especie de vapor que subía hacia el cielo y formaba letras. Caminó hacia donde provenía el vapor con curiosidad, y se llevó una gran sorpresa al ver a una chica con una botarga de oruga bebiendo el té sobre una seta, y una tetera que emitía el susodicho vapor a un lado.

─Uhm… por alguna razón pensé que me la encontraría fumando, da ze─ murmuró confundido dirigiéndose hacia la chica─. ¡Nihao! ¿Eh? ¿Annya?

La chica dejó de beber el té y lo miró fijamente, arqueando una ceja.

─ ¿Quién eres tú?

─Bueno, eso mismo me preguntaba─ se rascó la cabeza Syaoran─. La cosa es que… olvidé quién soy. Cambié tanto que ya no sé lo que soy.

─Si, pues… ─ Annya se interrumpió y se encogió de hombros, mientras el vapor de la tetera formaba la palabra “IDIOTA”.

─ ¡Hey!─ exclamó Syaoran─. ¡No soy idiota, da ze!

─ ¿Entonces quién eres tú?─ preguntó Annya sorbiendo un trago de té.

─Oh, mejor me voy, aquí ya me hice bolas─ suspiró Syaoran dándose la vuelta para irse, pero la voz de Annya lo interrumpió.

─ Espera. No tienes por qué enojarte─ dijo ella con toda calma, rodando los ojos─. Dime ¿qué pasa? ¿Por qué te ves así de preocupado?

─Porque quiero crecer─ contestó Syaoran─. Estoy demasiado chico.

─… ¿Me estás diciendo pequeña a mí también?

La chica se levantó de golpe y lo miró arqueando una ceja, obviamente molesta. En ese momento la tetera silbó y rodeó a Annya, dejándola fuera de la vista de Syaoran. Cuando el vapor hubo desaparecido vio que Annya había dejado atrás el traje de oruga, remplazándolo por el de una mariposa.

─ Woah, sí que eres muy buena con los cosplays─ la elogió Syaoran, tratando de no caer en la tentación de reclamar los pechos de Annya como suyos.

─Como sea, debo irme, la Reina de Corazones me invitó a su castillo─ dijo Annya agitando las alas─. Un lado de la seta te hará más alto, y el otro más chico.

Y dicho esto emprendió el vuelo, dejando a Syaoran agitando el brazo en señal de despedida con entusiasmo.

─ ¡Hasta luego, da ze!─se despidió y miró la seta─. Entonces…

Cogió un trozo de cada lado y los miró atentamente. ¿Cuál debería comer? ¿Si se hacía aún más pequeño desaparecería o se convertiría en un microbio? Se comió un pedazo de seta con algo de paranoia, y se puso aún más paranoico al notar que crecía aceleradamente, y no se detuvo hasta que su cabeza sobresalía de las altas copas de los árboles en ese bosque.

─Creo que necesito hacerme más chico─ se alarmó mirando a su alrededor, viendo que no tan lejos se erigía un castillo amurallado y con un cartel grandísimo que decía: “Castillo de la Bella Durmiente”─. ¡Ahhhh, me pregunto qué será!

Lamió por pura inercia el otro pedazo de la seta y comenzó a hacerse pequeño, hasta que alcanzó una estatura ideal.

─ ¡Ahora al castillo!

Y caminó por un sendero en busca del dichoso castillo. Sería genial ver a la Bella Durmiente.

México
México

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 01/04/2010
Edad : 26
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Francia el Lun Sep 13, 2010 2:22 am

jozz -tono tétrico- te presionare para que lo continúes (?) mas te vale e.e
xDDD
nah en cerio me encanta tu fic loca~~ y quiero saber que pasara y mas te vale que sea pronto *-*
Francia
Francia

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 27/04/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapados en la Escuela

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.